16 de julio de 2018

EL CARMEN


Y ustedes dirán, pero esta mujer ultimamente no habla sino de Santos y Vírgenes, ja, ja. Es que a medida que nos hacemos mayores necesitamos creer en algo porque no sabemos lo que nos espera.


No, hoy hablo del Carmen porque es mi santo. Ligia, sí, pero Carmen Ligia. Mi madre también se llamaba Carmen y pulsando AQUÍ pueden leer un relato que escribí hace años sobre un personaje de mi niñez y un cuadro de la Virgen del Carmen.
El nombre de Carmen lo encontramos en muchos y diversos lugares. Musicalmente hablando, la famosa Ópera CARMEN, de Georges Bizet


la novela original en la que se inspiró, de Prospero Merimée


así como en múltiples canciones, como el conocido pasodoble Carmen de España, cigarrera de Sevilla, de los maestros Quintero, León y Quiroga.


También la geografía se ha apuntado a engrandecer y perpetuar este bello nombre.
Hay muchos pueblos y ciudades, ríos y montes con el nombre de Carmen o El Carmen.
He leído que Carmen es uno de los nombres femeninos que cuenta con dos significados diferentes.
Uno por parte del latín, que quiere decir “Música” o “Poema”, y otro del hebreo, que significa “El jardín de Dios”.
La personalidad de Carmen evoca la confianza y el cariño.
Las Cármenes saben que el mundo es suyo. Tienen en su nombre el paraíso, la poesía, la música… lo tienen todo.

Y no podía faltar en esta reseña uno de los sonetos que Rafael Alberti dedicó a la patrona de los marineros:

Día de amor y de bonanza:
Que eres loba de mar y remadora,
Virgen del Carmen, y patrona mía,
escrito está en la frente de la aurora,
cuyo manto es el mar de mi bahía.

Que eres mi timonel, que eres la guía
de mi oculta sirena cantadora,
escrito está en la frente de la proa
de mi navío, al sol del mediodía.

Que tú me salvarás, ¡oh marinera
Virgen del Carmen!, cuando la escollera
parta la frente en dos de mi navío,

loba de espuma azul en los altares,
con agua amarga y dulce de los mares
escrito está en el fiero pecho mío.

9 de julio de 2018

SAN BENITO


Voy de Santo en Santo, dirán. No, más bien de celebración en celebración. Yo no tengo la culpa de que las fiestas se dediquen casi siempre a los santos.
El último post lo dediqué a San Juan y este a San Benito.


Ya he hablado en otras ocasiones de las fiestas y la Romería que se celebra en La Laguna en honor a este Santo. Y ayer, como era de rigor, fui a ver la Romería.



Se engalana la ciudad, los balcones y hasta la torre de la Concepción
Se prepara un camino para cuando lleguen los animales... y el resto de romeros


Llegan los primeros bailadores



Los rebaños adornados con cintas de colores



Y el carrito de los helados para soportar el calor

Y empiezan a pasar las carretas engalanadas y los romeros comiendo y divirtiéndose


Los que estamos mirando esperamos que nos llegue alguna papa arrugada, un vaso de vino o un trozo de carne, esto último más caro de conseguir, tienes que conocer a alguno.
El gofio lo reparten con más facilidad, aunque el que amasó Alejandro en casa está mucho más bueno, así que cuando el calor y el hambre aprieta, no espero a que terminen de pasar las carretas y cojo camino para casita.
Esperaremos a la fiesta siguiente, que en verano son muchas y siempre hay algo que celebrar.
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.