25 de noviembre de 2017

25 DE NOVIEMBRE



Ya casi podemos empezar a cantar el villancico "25 de diciembre, fun, fun, fun..." pero no, todavía no... todavía no tenemos el espíritu navideño y hoy menos, que es 25 de NOVIEMBRE, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.
¿Por qué se celebra este acontecimiento? Esta fecha se acuñó en honor a las dominicanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, tres hermanas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, del que eran opositoras.


Hasta hoy en España aparecen confirmados por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género 44 casos de mujeres asesinadas.
Otros asesinatos, ocurridos en circunstancias más dudosas, siguen en estudio por parte de este organismo público.
Más de medio centenar de ciudades de todo el territorio nacional acogerán este fin de semana manifestaciones en rechazo de las violencias machistas con motivo de esta conmemoración.
El evento central y el que se espera más multitudinario, tendrá lugar en Madrid, con una marcha que transitará desde la Plaza de la Villa hasta la Puerta del Sol.
Estos son datos estadísticos sacados de los periódicos que se dicen y se leen en unos minutos. Pero ¿cómo expresar el dolor de todas estas familias, niños, padres...? ¿Cómo expresar la impotencia, la rabia, el vacío...?


Acabo de leer el encabezamiento de la carta desgarradora de una mujer que se autodenomina "Víctima invisible" : "Además de los huérfanos y de los niños asesinados estamos los hijos de los maltratadores de antes, cuando estas cosas no se denunciaban"...
Yo no sé si soy una "víctima invisible" también, o si ya lo tengo superado con los años. Sólo sé que las lágrimas llegan fácilmente a mis ojos cuando recuerdo ciertos días de mi niñez.
Ya no están ni mi padre ni mi madre... y creo que no me equivoco si digo que se fueron en paz la una y sobre todo el otro, sin reproches y conscientes de sus actitudes en un determinado momento de sus vidas, precisamente los años de mi niñez...
En fin, ya sé que hay muchas formas de violencia y tantas otras de expresar nuestros sentimientos.
He publicado AQUÍ, AQUÍ Y AQUÍ mis escritos como forma de evasión, pero tienen que comprender que cada vez que llega un día como hoy, tenga mi propio dolor en forma de recuerdos.

10 despertares:

Ligia dijo...

Muchas gracias por los comentarios y visitas que agradezco en forma de abrazos, hoy más necesitados que otros días.

Nerim dijo...

Una triste historia que conmovió al mundo entero. Hace años leí el libro de Julia Alvarez, En el tiempo de las mariposas. Si no lo has leído, te lo recomiendo, Ligia.

Un fuerte y cálido abrazo

unjubilado dijo...

Las Mirabal o Mariposas, fueron las que en honor de ellas se conmemora el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.
Esperemos que llegue un día que no haya nada que conmemorar, por no existir ningún tipo de violencia contra las mujeres.
Abrazos

Marcos dijo...

Por fin parece se va despertando el clamor mundial contra tanta barbaridad. Dicho ésto, veo imposible pueda descender siquiera, sin que se eduque desde la juventud. Hoy mismo leo horrorizado que detectan en las aulas un rebrote de violencia machista. Vaya futuro.

Mary Carmen Trigueros dijo...

Ligia, que injusto!!!
No puedo imaginar vivir con tanto dolor!!!
Lo importante para denunciar es no sentir vergüenza y, por supuesto, no sentirse culpable.
Faltaría!!!
Beso gordo

Marisa dijo...

NO al maltrato.
NO más muertes.

Un abrazo grande

Mendrugo Dikembe dijo...

De una forma u otra creo que todos los de mi edad tenemos esos recuerdos de los que hablas. Las dictaduras nos quitan más de lo que recordamos. Y la democracia, no nos ha regalado todo aquello que desearíamos. Al menos a mí, como hombre. Sigo siendo de pensamientos machistas aunque todos los días me haga el propósito de enmendar. La "mala educación" es lo que tiene, no te la quitas ni con lejía y estropajo. Un beso, Ligia.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Ligia.

Esta violencia tiene al mundo cada vez mas cansado.

A la mujer no se le pega ni con el petalo de una rosa.

Excelente crónica.

Abrazos!!

Tawaki dijo...

Todo lo que se escriba sobre la violencia machista es poco, porque es algo que tenemos tan incrustado que parece que nunca seamos capaces de quitárnoslo de encima. A mí lo que más miedo me da son esas encuestas que dicen que muchos jóvenes aprueban esa violencia e incluso la ven como algo normal. Eso significa que algo se hace mal y que avanzamos demasiado lento.

Deberíamos dar voz a los que por miedo o vergüenza no se atreven a gritar. Deberíamos ser testigos de sus desdichas, para con un poco de suerte poder convencer a los demás del mucho daño que se hace simplemente mirando para otro lado cuando hay personas que sufren.

Sandra Figueroa dijo...

Hola..no podemos evitar recordar cuando algo aun nos duele en el alma....un gusto leerte.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.