16 de julio de 2017

GALICIA (1)



Si en el post anterior les invitaba a dar un paseo por mi tierra, en éste cambio de paisaje porque me he ido una semanita de vacaciones a tierras gallegas. Concretamente hace 33 años que fuimos, con mi hermano Melquiades y mi cuñada Nieves, buenos compañeros de viajes de verano.
En aquel entonces (más jóvenes y atrevidos...) cogimos el barco en Tenerife y desembarcamos en Cádiz con el coche de Alejandro. Llegamos hasta el norte haciendo paradas donde nos cogía la noche y bajamos por Portugal.
Esta vez ya íbamos directos a La Coruña con los billetes de avión, el hotel y hasta un coche de alquiler reservado desde aquí. Es más, hasta la autorización de la Xunta de Galicia para entrar un día a una hora determinada a ver la Playa de las Catedrales, que no conocíamos, una de las maravillas naturales situada en Ribadeo (Lugo). ¡Los tiempos cambian que es una barbaridad!

Empiezo por este lugar, la Playa de Aguas Santas, más conocida por la Playa de las Catedrales debido a la apariencia de sus acantilados, formando arcos y cuevas, solo apreciables a pie de playa durante la Bajamar. El acceso a la playa está restringido durante los meses de verano debido a la gran afluencia de público, y se debe solicitar un pase telemático para poder acceder a ella.


En Ribadeo llegamos justo el día que se celebraba el Ribadeo Indiano, una fiesta que pretende exaltar los episodios de emigración gallega vividos en épocas no muy lejanas. Este es su ayuntamiento.

En Lugo, la más antigua de todas las ciudades gallegas, nos encontramos con su Muralla Romana, declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000, que es la única en el mundo que conserva todo su perímetro. Lo más sorprendente es que la puedes recorrer por encima, ya que cuenta con un paseo de más de 2 kilómetros.

La Catedral de Lugo data del siglo XII y aunque su fachada es bastante sencilla, su interior es sorprendente en comparación con otras catedrales más conocidas de España.

El casco antiguo de Lugo es muy acogedor y te puedes encontrar en pleno suelo los restos de una Piscina Romana

El museo provincial también es muy interesante y se recogen en él colecciones de gran riqueza cultural e histórica para la cultura gallega. El edificio está enclavado dentro de un antiguo convento, lo que da un ambiente de paz y tranquilidad especial.
En la plaza Mayor degustamos un café espumoso al que llaman Carioca, en el Café del Centro, y nos encontramos a estos señores que fueron los primeros que lo probaron y allí siguen cada día.


Y por hoy les dejo. Voy a preparar el siguiente post, no sin antes agradecer a Chela, del blog Jubilada Jubilosa, que me ofreció su ayuda en cuanto supo que iba a su tierra, aunque al final no pudimos coincidir.

9 despertares:

Ligia dijo...

No me gusta atosigar con muchas fotos, así que prefiero hacer dos o tres posts para contarles mi viaje por tierras gallegas. Nos cogió un tiempo buenísimo, y no hizo falta ni el chubasquero ni la sombrilla. Gracias por los comentarios y abrazos para todos.

El mundo y yo dijo...

Pues eso, que como yo fui uno de los acompañantes, me alegro enormemente de lo bonito que te quedó el post. La verdad es que nos divertimos, comimos, bebimos, visitamos todo lo que pudimos e hicimos fotos y vídeos de casi todo "lo que se movía". Los vinos gallegos, espectaculares, y la cerveza Estrella de Galicia, mmmmmm...qué rica. Pero lo mejor, la buena compañía y los buenos ratos que pasamos juntos, eso no tiene precio, para lo demás....las tarjetas de La Caixa. Ahora en serio... Todo muy bien, me alegra como siempre poder hacer este viaje. Espero el segundo post. Un besito.

unjubilado dijo...

Me han gustado todas las fotos, pero quizás si tuviera que escoger una, lo haría por la de las dos figuras del Café del Centro.
Por supuesto no hay que olvidar las fotos de la Playa de las Catedrales.
Un abrazo

Tawaki dijo...

Lejos de atosigar es un placer recorrer a través de tus ojos las preciosas tierras gallegas. Efectivamente, es mucho lo que han cambiado los tiempos, y ahora el avión nos permite llegar en poco tiempo, aunque perdamos el gusto por el camino sosegado.

Me falta por conocer Lugo, y a los demás sitios me gustaría volver, especialmente a esa playa por la que pasé demasiado rápido. Eso sí procuraré que no sea en verano para no tener que someterme a ningún horario.

Espero con ganas las siguientes entradas.

Mary Carmen Trigueros dijo...

Ligia, que bonito lo has contado!!!
Esa playa de las catedrales habrá que conocerla.
Es verdad que hacemos el turismo de otro modo.
A mi me encanta recordar cuando no había autopistas y cruzábamos todos los pueblos para desplazarnos de una ciudad a otra.
Deseando los siguientes post.
Muchas gracias por compartir.
Besitos.

Mendrugo Dikembe dijo...

Solo con leerte y ver tus instantáneas da fresquito. Bueno el viaje y bueno el post. Yo hice ese viaje con 14 años y me has traído recuerdos casi olvidados a la memoria. Gracias, Ligia.

celebrador dijo...

Pues soy un clásico, a mi de Galicia lo que más me gusta sigue siendo la cara de esa figua del apostol en el Pórtico de la Gloria

Ricardo Tribin dijo...

Preciosos lugares, querida Ligia, muy bien descritos por ti.

Espero ir pronto a Santiago de Compostela.

Un fuerte abrazo.

Chela dijo...

Querida Ligia:
!Que bonito y cuidado reportaje y tan bien ilustrado con las fotos! En algunas, sobre todo las de Lugo aprecio que no habéis tenido demasiado buen tiempo, esos días hubo creo que fueron de muchas nubes bajas y nieblas,incluso de lluvias por bastantes zonas.
Hiciste un viaje bastante completo por la zona norte de Galicia, creí que solo estarias por A Coruña.
Gracias por el recuerdo que me dedicas, pero mucho más me hubiera gustado que hubieras podido incluir en tu post una foto con las dos cogidas del brazo.
Todo mi cariño.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.