6 de febrero de 2017

TOLEDO, ciudad imperial



Les sigo contando mi último viaje a tierra peninsular, tratando como siempre, de dar mis impresiones personales acompañadas de alguna información que me ha llamado la atención o considero interesante para compartir.
Después de dejar Ávila y antes de llegar a Toledo, hicimos una visita a Oropesa, municipio que al parecer debe su nombre a una leyenda que dice así: "los moros tenían cautiva una doncella para cuyo rescate los templarios tuvieron que pagar su peso en oro, y de aquí Pesa oro, Oro pesa. Tan arraigada se encuentra esta historia que en el propio escudo de Oropesa se encuentra una doncella sosteniendo una balanza para determinar su peso."




También pasamos por Talavera de la Reina, donde pudimos visitar el Museo de la Cerámica, cantada por importantes escritores como D. Miguel de Cervantes.



Toledo es conocida como «La ciudad Imperial» por haber sido la sede principal de la corte de Carlos I y también como «la ciudad de las tres culturas», por haber estado poblada durante siglos por cristianos, judíos y musulmanes.
Particularmente me encantó la ciudad y tuvimos ocasión de "patear" muchos de sus rincones, ya que el hotel donde nos quedamos estaba muy cerquita de la Puerta de Bisagra.


La ciudad está situada en la margen derecha del Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el río y es el segundo municipio más poblado de la provincia por detrás de Talavera de la Reina. Ya en época contemporánea, Toledo y más concretamente su Alcázar, fortificación situada en lo más alto de la ciudad, se convirtió en un símbolo de la Guerra Civil Española durante la batalla conocida como el Asedio del Alcázar.



Toledo es Patrimonio de la Humanidad desde 1986 y cuenta con numerosos lugares de interés. Entre ellos se destacan el Monasterio de San Juan de los Reyes, y la Catedral de Santa María, de estilo gótico del siglo XIII.



Toledo ha sido también lugar de nacimiento o residencia de artistas como Garcilaso de la Vega o El Greco entre otros muchos. Tuve ocasión de admirar la obra más conocida de El Greco: El entierro del Conde de Orgaz, que se encuentra en la Iglesia de Santo Tomé, aunque no se puede fotografiar sino el letrero de la entrada...



Muchas otras obras del artista, todas impresionantes, pude ver en el Museo de la Catedral, como El expolio, uno de los primeros trabajos que desarrolló en Toledo



El punto neurálgico de la ciudad es la Plaza de Zocodover (lo que me costó aprenderme el nombre...), donde diariamente se concentran miles de turistas que visitan el casco histórico.



Y miren por donde, me encontré con mi avatar (Betty Boop) y no pude dejar de fotografiarme con ella.



9 despertares:

Ligia dijo...

Espero que no se hayan aburrido con tanta foto, pero a veces es difícil seleccionar. Gracias a todos por las visitas y comentarios y muchos abrazos.

El mundo y yo dijo...

Pero cuánto se aprende leyendo tu blog. La verdad que nunca había oído eso del nombre de Oropesa. Interesante, si. En general, buenas fotos y bien documentadas. Se agradece toda la información. Un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Ligia.

Mi padre siempre me hablo del famoso con adoro de El Greco con cuya foto nos ilustras.

Aprecio mucho tan magistral publicación que haces sobre Toledo

unjubilado dijo...

Bonito reportaje. Lo que si advierto es que para ir a Toledo disteis una vuelta bastante grande a través de Oropesa y Talavera de la Reina.
Las fotos preciosas.
Un abrazo

Varinia dijo...

Preciosas fotos,y como no, esa Betty

Jone Miren Asteinza dijo...

Hola, Ligia, A ver si en uno de esos viajes te decides venir por Barcelona. Me encantaría conocerte, darte un abrazo y tomarnos un café p lo que se tercie.

Un beso (Nerim)

Tawaki dijo...

Nunca me canso de visitar Toledo, una ciudad tan cargada de historia y de arte que te sorprende gratamente siempre. Su catedral, las sinagogas, el barrio judío o el alcázar son una maravilla. Curioso, no sabía de donde procedía el nombre de Oropesa. siempre se puede aprender algo nuevo.

Mendrugo Dikembe dijo...

Toledo es punto y aparte. Yo creo que esta ciudad, al igual que las pinturas del griego no pueden ser contadas. Y eso que creo en las palabras por encima de todo. Los colores y las
luces de Toledo hay que verlos. Me sobra un poco el enfoque que le han dado para el turista, pero aun así resiste y transmite un tiempo que no es el que vivimos. Esta vitácora tuya contiene un tesoro y no es toledano. Es tu foto con tu avatar: estáis las dos preciosas. Un beso, JC.

Mary Carmen Trigueros dijo...

Ligia, me ha encantado que empezases con Oropesa, tengo unos recuerdos fantásticos desde mi niñez.
Nunca he sabido los kilómetros que separan Herreruela de Oropesa de Oropesa, su cabeza de partido, pero de pequeña lo hacía andando.
En Herreruela nació mi padre y actualmente tenemos casa allí.
Cuando íbamos de vacaciones y llegábamos a Talavera ya faltaban sólo 35 km para llegar y lo siento muy cercano.
Toledo es una de mis ciudades favoritas, pero siempre he ido como turista y desde Madrid.
Muchas gracias por este reportaje tan interesante.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.