22 de enero de 2017

VIAJE CON FRÍO


Apenas me dio tiempo a recoger los regalos de Reyes, y ya estaba haciendo la maleta para salir de viaje. El primer viaje que hacemos con Mundo Senior dentro de los llamados "Culturales", y por ahora el único que hemos conseguido, pues la oferta es cada vez más reducida, ha sido a Ávila y Toledo.
A mí, que estoy acostumbrada a las temperaturas cálidas de las islas, me pareció que hacía mucho frío sobre todo a primera hora de la mañana, pero habida cuenta que ahora están pasando una ola de frío y nieve en buena parte de la península, doy gracias por estar ya de vuelta en casita aunque tenga la estufa casi todo el día encendida...



Empiezo contando los tres días que nos quedamos en Avila, concretamente en el Hotel Cuatro Postes, que se encuentra en las afueras de la Muralla, en el lugar donde está el Humilladero de los Cuatro Postes, desde donde se ve una panorámica espectacular de la ciudad.

Sí, ya, un poco oscura, pero es que llegamos de noche...
Esta es del último día cuando ya me despedí de Ávila

Hay diferentes versiones del origen de este Monumento de Los Cuatro Postes, uno relacionado con la epidemia de peste que azotaba la comarca allá por el siglo XII, y otra referido al lugar donde Santa Teresa de Jesús y su hermano, siendo niños, fueron detenidos por su tío cuando proyectaban viajar a tierras de infieles para morir martirizados y donde la santa, quitándose las sandalias, pronunció la famosa frase "De Ávila, ni el polvo".
Como es lógico, visitamos la Iglesia-Convento de Santa Teresa, edificio construído a principios del siglo XVII, supuestamente sobre la casa natal de la Santa, considerada como una de las grandes maestras de la vida espiritual en la historia de la Iglesia.




Todo en Ávila gira en torno a la Santa, y como no podía ser menos, había que probar las famosas Yemas de Santa Teresa, que mi hermana me había encargado con insistencia y que están buenísimas, todo hay que decirlo.


Me pareció muy interesante el Real Monasterio de Santo Tomás, Residencia de verano de los Reyes Católicos y lugar donde se encuentra el sepulcro del infante don Juan, que guarda obras importantes de Pedro Berruguete, Gil de Siloé y con tres claustros de diferentes estilos, donde pude ver en una de las torres a una cigueña en su nido.



Presidiendo la plaza del llamado Mercado Chico, se encuentra el edificio del Ayuntamiento de Ávila, con una fachada imponente realizada en granito y de estilo isabelino.



La Muralla de Ávila rodea el casco antiguo de toda la ciudad, siendo el recinto medieval mejor conservado de toda España y probablemente de Europa, con un perímetro de 2.516 metros. Declarada Patrimonio de la Humanidad, es el monumento más destacado de la ciudad.


En el próximo post seguiré contando para no cansarles con mis andanzas peninsulares. Muchas gracias por los comentarios.

6 despertares:

unjubilado dijo...

Preciosas fotos, me ha gustado el reportaje ya que yo estuve haciendo fotos hace un par de años y me ha recordado muchas cosas de las que vi.
Ávila es una ciudad fría pero este año le han ganado muchas otras.
Un abrazo

Tawaki dijo...

Qué valiente al salir de tu tierra en pleno invierno, je,je. Menos mal que, como dices, lo peor te ha pillado a salvo en tu isla. Por aquí tampoco andamos faltos de fresco y no hay manera de que el termómetro suba de los cuatro bajo cero. Ávila y Toledo son dos ciudades que merecen mucho la pena. Espero la continuación de la ruta.

El mundo y yo dijo...

Y yo que tengo ya ganas de hacer un viajito también...jooo...no me digas que voy a tener que esperar a la jubilación...nada, nada... hay que buscar el momento oportuno...me encantaron las fotos, y de verdad me alegra que lo hayan disfrutado.

Ricardo Tribin dijo...

Que bella experiencia.

Hace dos años estuve en Avila y Segovia y me encantaron.

Mendrugo Dikembe dijo...

No sé cómo hacer para recibir un aviso cuando publicas un "post". Y, claro, acordarme de entrar (o de salir, ja, ja) va a ser que no. En el reparto no me dieron mucha memoria. Respecto a Ávila sí es cierto que la sobrevuela el espíritu de una mujer que no sé yo cómo la elevaron a los altares. Menuda señora. Aun así, la ciudad merece la pena por sí misma y parece que tú no la dejaste de descubrir. Vaya viajera estás hecha. Un beso, JC.

Mary Carmen Trigueros dijo...

Ligia, hay que acostumbrarse al frío que es bueno.
Avila me encanta.
Desde Madrid, se llamaban "excursiones radiales" y se promocionaba Avila-Segovia-La Granja.
Los madrileños solemos repetir estos destinos.
Me ha encantado ver Avila con tus ojos.
Muchas gracias!!!!

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.