2 de febrero de 2015

EL PASO DEL TIEMPO

Todos sabemos que el paso del tiempo es inexorable, y donde más se refleja es en el ser humano, sin duda. Como ejemplo, les voy a poner una foto de mi juventud, en la que siguiendo la moda de entonces, que también sabemos que es cíclica, llevaba unos minishorts y unas botas superaltas.



Si quieren ver mi imagen actual, bastante diferente por cierto, pueden buscarme en alguna de las fotos que puse de mi último viaje a Andalucía.
Las construcciones también cambian con el paso del tiempo, aunque algunas se ven casi iguales que hace cien años. Este es el caso de este edificio que hoy les muestro. Esta imagen la encontré en Facebook.



Uno de los más singulares de Santa Cruz, por su estética, por su antigüedad y por su estratégico emplazamiento en una atalaya sobre la capital, es el palacio que Enrique Wolfson Ossipoff construyó a principios del siglo XX. Con aspecto de castillo medieval alberga en la actualidad a un centro docente de las Escuelas Pías, tras haber sido durante varias décadas el hotel más lujoso de la capital tinerfeña.
Enrique Wolfson era un rico hacendado de origen ruso, nacionalizado inglés. Banquero, agente de seguros y consignatario de buques, se cuenta de él que salió de Rusia huyendo de las persecuciones contra los judíos. Establecido aquí por casualidad, cuando iba camino de Sudáfrica, su olfato para los negocios, sus contactos con Inglaterra y sus magníficas relaciones con la comunidad británica local, hicieron prosperar todas sus empresas. Fue uno de los pioneros del cultivo del plátano en la Isla y uno de los primeros exportadores de tomates canarios a Londres. Además, constituyó la Compañía de Navegación de Tenerife y presidió el Club Británico de Santa Cruz. Quiso construirse una mansión en un enclave privilegiado para vivir junto a su esposa, Jane Mariner Brown.



El arquitecto elegido fue Mariano Estanga, quien diseñó una edificación de estilo neogótico, semejante a un castillo victoriano, por expreso deseo de su propietario. Las obras comenzaron en 1902. Pero la esposa de Wolfson murió y el empresario decidió mudarse a la calle Castillo. Con esa aguda visión empresarial que siempre le distinguió, transformó su mansión en un hotel.
El 5 de diciembre de 1904 se inauguró el Gran Hotel Quisisana. Lo llamó así porque era un nombre de moda en Italia, relacionado con la actividad de salud y reposo. Sin embargo, las dos grandes contiendas mundiales y, en medio, la Guerra Civil española, terminaron por provocar la ruina y el consiguiente cierre del establecimiento, que pasó a propiedad de la Junta Insular de Turismo, dependiente del Cabildo.
La Asociación Católica de Padres de Familia de Santa Cruz, viendo la necesidad de conseguir para la capital la instalación de un buen colegio, gestionó con la Orden Escolapia su participación en un proyecto educativo y consiguió adquirir el edificio del antiguo hotel y los terrenos aledaños. El 17 de octubre de 1940, bajo el rectorado del padre Andrés Moreno Gilabert, con media docena de curas escolapios y 256 alumnos, comenzaron las clases del Colegio de las Escuelas Pías de Santa Cruz, que sigue en funcionamiento en la actualidad.
Paradojas de la vida, la mansión que hace más de un siglo construyó un rico judío sirve hoy de sede a un colegio católico.





Fuente texto: Diario de Avisos
Imágenes hechas por mí desde la EOI Santa Cruz
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.