29 de julio de 2014

ANDALUSÍ


Dale limosna, mujer,
que no hay en la vida nada,
como la pena de ser
ciego en GRANADA

Estos versos del escritor Francisco de Icaza, reflejan sin duda la belleza de una tierra que ofrece al visitante la arquitectura musulmana con el atractivo de la decoración andalusí.
Nosotros tuvimos la suerte añadida de tener como guía de la ciudad a mi sobrino Moisés, que nos ofreció su compañía y su saber durante todo el día.
Esta es la vista de la Alhambra y los Palacios Nazaríes desde el Mirador de San Nicolás.

y aquí una imagen tomada desde lo alto del Barrio del Albaicín, que en 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, como ampliación del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife.



El río Darro surte de agua a la Alhambra y transcurre bajo tierra por algunos tramos de Granada capital hasta llegar al rio Genil, afluente del Guadalquivir.



Quizás sea el patio de los Leones el lugar más conocido de la Alhambra. Su nombre procede de los doce leones surtidores de la fuente que ocupa el centro del patio, leones sobre los que descansa la gran taza de forma dodecagonal y que la rodean. Esta fuente, de mármol blanco, es una de las más importantes muestras de la escultura musulmana



No menos impresionante es la Fachada de acceso al Palacio de Comares, que fue residencia oficial del Sultán y donde se encontraba la sala del trono.



Tuvimos tiempo también de degustar una gran variedad de tapas



después de visitar las salas donde el escritor Washington Irving escribió sus famosos Cuentos de la Alhambra.



En SEVILLA, aparte de la pena que me quedó por no poder encontrarme con Trini Reina, mi poeta favorita, disfrutamos de las impresionantes vistas desde lo alto de la Giralda



La torre de la Giralda, con sus casi 100 metros de altura, es el campanario de la Catedral de Santa María, tiene 35 rampas y un tramo final de 17 escalones para acceder al nivel de campanas, a donde llegué como se dice "con la lengua fuera", pero contenta de mi proeza.



Desde arriba, se puede ver la Torre del Oro



y sentir el aroma del Patio de los Naranjos, que se encuentra integrado en la Catedral de Sevilla



Y no podía faltar la visita a la Plaza de España, proyectada por el arquitecto sevillano Aníbal González, de grandes dimensiones y encuadrada en el Parque de María Luisa.


Estuvimos por el centro peatonalizado de la ciudad, incluída la famosa Calle Sierpes, y aunque quedaron muchas cosas por ver en Sevilla, tendremos que esperar a la próxima ocasión, que espero no sea en verano.

16 de julio de 2014

"LA CALÓ"



Calor, y del bueno, tienen que pasar los andaluces en verano, pero supongo que ya estarán acostumbrados. Hemos ido unos días a visitar varias ciudades del sur de la Península y aparte de las maravillas que encontramos, pasamos muuuucho calor.
Aquí ven, por ejemplo, los grados que tuvimos a las cinco de la tarde del día que fuimos a Córdoba...



Allí visitamos el Real Alcázar de los Reyes Cristianos, donde encontré esta escultura bajorrelieve del artista canario Facundo Fierro, alusiva a la reina de Canaria (lo que hoy es la isla de Gran Canaria...) que estuvo bajo la protección de la reina Católica en la época de la conquista.



La Mezquita-Catedral de Córdoba, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad, es un edificio impresionante tanto en el exterior como en su interior, con unos muros, torres y puertas que guardan una historia de siglos. Esta es la llamada Puerta de San Ildefonso

y el interior de la Mezquita, que es la postal obligada de Córdoba.



Callejeamos por el barrio de la Judería, vimos algunos patios cordobeses y calles adornadas con las macetas azules llenas de flores



y después de muchos vericuetos, encontramos el Cristo de los Faroles.



Al final de ese día, no tuve más opción que descalzarme y refrescarme los pies en la plaza de las Tendillas, ante los ojos asombrados del Gran Capitán.




Otro día estuvimos en la ciudad de Málaga, donde aparte de la subida al Gibralfaro, casi exclusivamente para ver el nuevo puerto,



paseamos por la calle Larios, donde se deja ver cada Semana Santa desde uno de sus balcones el actor Antonio Banderas (ya sin Melanie),



y cruzamos el Pasaje de Chinitas

,


así conocido no por los chinos que circulan, sino por las piedritas que fastidian los pies al andar...



Causa curiosidad al menos, la historia de la Catedral de Málaga, conocida como "La Manquita", porque solo tiene una de las dos torres.



En esta imagen se aprecia el lado al que le falta la torre que nunca se llegó a construir.



Sobre este tema, histórico y económico a fin de cuentas, hay distintas opiniones: están los que la ven con una "minusvalía subsanable" y otros que piensan que es mejor dejarla así, ya que goza de encanto y singularidad. Juzguen ustedes mismos.
No podían faltar los "espetos". Es un plato típico en Málaga, que consiste en espetar o clavar los pescaitos para asarlos a la parrilla.



Si alguna vez van por Málaga, les recomiendo el Restaurante El Tintero, un lugar curiosísimo en la misma playa, donde van ofreciendo los platos a voz en grito, de manera que no puedes resistirte a seguir comiendo. Y para finalizar, un café en el Café Central, al final o al principio (según se mire) de la Calle Larios, donde puedes elegir entre diez maneras de tomarlo.



El viaje continúa, pero no les quiero hacer pesado el relato, así que lo dejo para un próximo post.
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.