1 de noviembre de 2013

NOCHE DE FINADOS





Les dejo este artículo que he leído en la revista digital ORIGEN CANARIO sobre lo que aquí en Canarias conocemos como la Noche de Finados. Las imágenes también las tomé de allí, y aunque no está completo, creo que se entiende perfectamente la tradición, que no tiene nada que ver con lo que se está celebrando últimamente en las islas.





La Fiesta de Finados se celebra en muchos lugares del archipiélago desde el 31 de octubre al 1 de noviembre. Con la palabra “finaos” que significa “difunto”, se hace referencia a una fiesta popular canaria que se celebraba en la noche previa al Día de Difuntos (del 1 al 2 de noviembre), aunque hoy en día se hace la víspera de “Todos los Santos” (del 31 de octubre al 1 de noviembre) aprovechando que la jornada no es laborable.
Desgraciadamente esta tradición se está perdiendo en muchos rincones de las islas debido en gran parte al auge de la influencia anglosajona en la celebración de Halloween (una costumbre celta, que fue popularizada en EEUU por los irlandeses en la segunda mitad del siglo XIX y que comenzó a celebrarse en forma masiva en 1921, cuando se realizó el primer desfile de Halloween en Minnesota y que con el paso de los años ya se ha extendido al resto del planeta).



La tradición canaria de este día marca que los más jóvenes cogían la talega y visitaban casa por casa todo el pueblo pidiendo “los santos”:
Tocaban en la puerta y preguntaban ¿hay santos?
La dueña decía que sí, depositando en la talega almendras, nueces, higos pasados o castañas.
Cuando los niños llenaban la talega, volvían a casa muy contentos.
Por la tarde se reunían las familias y la mujer de mayor edad de cada familia recordaba a los muertos (los finados, los que habían llegado a su fin), contando anécdotas mientras se compartía una comida con los frutos de temporada.
Para ese día se guardaban o se compraban castañas para asar, almendras y otras frutas. También se pasaban higos y tunos (higos picos), y a los “higos pasaos” se les introducía una almendra para comerlos. Estos podían ser elementos de la celebración familiar, o bien lo que se iba a buscar y/o llevar a los finaos.
Para la celebración familiar se hacían platos más elaborados como el queso de almendras e higos, el frangollo, “piñones” o incluso se podía matar algún animal.
La mayor parte de las diferencias en cuanto a quien participa (la familia, los jóvenes, los vecinos) donde se realiza (en las casas propias, de los abuelos, los cercaos) y que se consume, se explican por el carácter familiar de la tradición, la zona o la economía familiar.
El punto culminante era el “Baile de los difuntos” o “Baile de los finaos”, donde se degustaban castañas y piñas asadas, almendras, roscos de anís, chochos y no podía faltar una copita de anís (para los gases de las castañas) y todo eso amenizado por los ranchos de ánimas, grupo de gente tocando por las calles que después hacían un baile con guitarras y timples. Amigos, familiares y vecinos se reunían en la plaza para recordar a los difuntos, una noche peculiar en la que no cabía la tristeza.



Ese ambiente familiar traspasaba las puertas de las viviendas y ya en las calles, proseguía la reunión mediante “los ranchos de ánimas”, que rondaban el pueblo o el barrio al son de malagueñas o de algún otro tipo de canto sosegado. Estos grupos de cantadores recaudaban, mediante sus cantos, pequeñas cantidades de dinero que más tarde ofrecerían al párroco del pueblo para sufragar el entierro de aquellos que carecían de medios. Son conocidos los Ranchos de Ánimas de los Arbejales, Teror o Valsequillo. Con el paso del tiempo, prevalece un cierto carácter lúdico-popular, e incluso se acompaña la noche con la presencia de ventorrillos y bailes de taifa.

14 despertares:

Ligia dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios. No les digo "Feliz Halloween" porque no sé lo que es eso, je, je. Abrazos

trimbolera dijo...

Pienso lo mismo, pero parece que esta moda ha llegado para quedarse. Me ha gustado mucho la fiesta tradicional.

Marisa dijo...

Una bonita tradición.
En mi tierra a los difuntos
también se les llama finados.

Feliz fin de semana

Un beso

Yayi dijo...

¡Preciosa recopilación! Desde luego, esto me gusta más qué el Halloween.
Feliz fín de semana.
Besitos guapa.

Marcos dijo...

Es que Halloween no es lo nuestro. El recuerdo a nuestros ancestros lo cambian a una fiesta de carnaval macabra. La cuestión es no enfrentarse a la realidad de la muerte. Si no se piensa, no existe.

mariajesusparadela dijo...

Los americanos, que todo lo comercializan y oficializan han cogido vuestra fiesta de "finaos" y nuestro Samaín, Santa Compaña y Estadea. Le han añadido un poquito de Don Juuan Tenorio y han creado eso que tu no sabes que es y yo tampoco.
Nosotros se lo enseñamos y ellos nos lo venden...

TriniReina dijo...

Pues esta fiesta canaria que describes me parece mucho más hermosa y serena y familiar y de todo que la que hoy en día algunos celebran.
Aquí a lo más que se hace en estas fechas es ir al cementerio y arreglar las lápidas o tumbas y ponerles flores.

Besos y gracias por mostrarme algo que desconocía totalmente: La noche de finados.

Besos

Chelo dijo...

A mi me gusta nada esta fieta que nos hemos traido de fuera pero como a los comercios les viene bien por la cosa de los difraces y demás parece que se ha instaldo para quedarse.

Muchas gracias por contarnos las tradiciones tu tierra.
Un abrazo

Adelfa Martin dijo...

¡Bueno! De nuevo presente. Ya finalicé mi novelita
que anda por ahí dando guerra. Espero que también
me de alguna satisfacción. Me hace mucha falta la
comunicación con mis amigos del blog y aunque nunca
lo he dejado por completo, si tuve que elegir...temporalmente,
pues bien sabemos que las visitas toman su tiempo..
Un enorme abrazo... y espero seguirte viendo por mi casita...

angel lago villar dijo...

Esto si que es una buena tradición y no lo que tenemos ahora.

Que en verdad no es una tradición.

Es muy triste ver la gente disfrazada el día de Todos los Santos....¿Qué representa eso en la cultura española?

Pero, la verdad es que los Mc Donalds y los Burguer King deben tener un virus "pro-american" que hace que cada vez hagamos más los mismo que ellos.

Un abrazo

Amig@mi@ dijo...

Cada lugar unas costumbres. Bonita tradición la vuestra. Yo recuerdo las del pueblo de mi padre con mucho cariño. Era el único día del año que nos reuníamos toda la familia y eso de niños gusta.
Un abrazo

unjubilado dijo...

He llegado con la talega vacía, y por más que he gritado ¿hay santos?, nadie me ha contestado, quizás es que la Noche de Finados ya ha pasado, pero si me han invitado al “Baile de los finaos” y que ricas estaban las castañas, los higos y las almendras, aunque casi me dejo un diente, ya que había una que no la habían "pelado".
Preciosa descripción de una festividad que no conocía.
Un abrazo.

ARO dijo...

Y lo peor es que los padres contribuyen a extender entre sus hijos una fiesta que nada tiene que ver con nosotros y, al mismo tiempo, dejan en el olvido nuestra tradición.

Humberto Dib dijo...

Por suerte esa fiesta aquí no tiene mucho éxito...
Tarde, pero seguro.
Un abrazo, Ligia.
HD

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.