27 de julio de 2011

EUSKADI (2)


Continúo relatando mi periplo por tierras vascas del que, como dije en el anterior post, quedamos gratamente impresionados por las bellezas del paisaje y satisfechos en general de la elección.
Como era de obligado cumplimiento, fuimos a Guernica, simbólica población que fue bombardeada durante la Guerra Civil Española, y que inspiró a Picasso en su famoso cuadro. El Árbol de Guernica es un roble situado delante de la Casa de Juntas en la localidad vizcaína de Guernica - Lumo, y simboliza las libertades tradicionales. Aquí vemos el tronco del Árbol Viejo, que se encuentra en la Casa de Juntas de Guernica.
Este es el último retoño del árbol, ante el que ha jurado su cargo el último lehendakari.
Emulando a Nerim, me dejé fotografiar en Bermeo, villa de arraigada tradición marinera, junto al grupo escultórico titulado “Ya vienen” de Enrique Zubia.
Bermeo es uno de los puertos más importantes del País Vasco.
El Puente colgante de Portugalete une las dos márgenes de la ría del Nervión en Vizcaya, transportando vehículos y personas de forma continua. En la parte superior, a la que se accede en ascensor, hay una pasarela que también tuve el valor de cruzar, inaugurada en 1999 por los Reyes. Este puente fue declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 2006.
San Sebastián o Donostia es una ciudad preciosa que no pudimos disfrutar como se merecía debido al mal tiempo que hizo ese día. Nos tuvimos que poner el chubasquero y con el viento ni siquiera se podía abrir el paraguas. De todas formas, subimos en el funicular al Monte Igueldo, disfrutando de la vista maravillosa sobre la Playa de la Concha.
El Kuursal, edificio obra del escultor Rafael Moneo, es el nuevo Palacio de Congresos donde cada año se celebra el Festival Internacional de Cine de San Sebastián.
Llegamos hasta el extremo de la bahía de La Concha para ver la célebre escultura de Chillida, “El peine del viento”.
Otro día lo dedicamos a visitar Vitoria-Gasteiz, la ciudad sede del Gobierno y el Parlamento Vasco. Me impresionó la Catedral de Santa María, cuyas obras de restauración se están realizando actualmente bajo el curioso nombre de "Abierto por obras", ya que pueden ser visitadas por el público, testigo directo de las obras de reconstrucción.
Los trabajos de rehabilitación han merecido muchos premios y al parecer, inspiraron al autor Ken Follet para escribir la segunda parte de su novela “Los pilares de la tierra”.
Las cámaras que llevamos captaron muchísimas imágenes más, pero no es cuestión de aburrirles. Sólo darles una pista por si alguno se anima a disfrutar personalmente de estos bellos e históricos lugares.
Por supuesto, cuando ya avistamos el Teide desde el avión, nos sentimos otra vez en casa.

23 de julio de 2011

EUSKADI


Este año, nuestra semanita de vacaciones viajeras la hemos disfrutado en el País Vasco.
Voy superando el miedo a volar y después de casi tres horas llegamos directo a Bilbao. Mi Alejandro, mi hermano Melquiades, mi cuñada Nieves y yo, dispuestos a impregnarnos de hermosas imágenes de lugares para guardar en el recuerdo, y buena gastronomía para el estómago
Bilbao es una ciudad comercial que se va abriendo cada vez más al turismo, donde nos hemos encontrado en general con una gente amable y dispuesta a ayudarnos, con edificios impresionantes y plazas y jardines muy acogedores.
El Museo Guggenheim Bilbao es el símbolo del renacimiento de la ciudad, inaugurado en 1997, obra del arquitecto canadiense Frank Gehry.

En su entorno destacan dos curiosas esculturas: “Mamá”, una araña de Louise Borgoise y el hermoso perro floral de 12 metros de altura llamado “Puppy”, obra de Jeff Koons
La torre Iberdrola es el nuevo icono financiero y empresarial de Bilbao, con 41 plantas de oficinas y 165 metros de altura
Las torres gemelas del complejo Isozaki son otra muestra de arquitectura moderna
También vimos arquitectura clásica, como la del Teatro Arriaga
el Ayuntamiento
o la Plaza Nueva, descrita así por el gran escritor bilbaíno Miguel de Unamuno:
“Mi Plaza Nueva fría y uniforme, cuadrado de patio del que el arte escapa…”
Paseamos por Bilbao disfrutando de fuentes como esta de la plaza del Arenal:
De esculturas urbanas, como la de Oteiza con un título superlargo: “Variante ovoide de la desocupación de la esfera”, situada enfrente del Ayuntamiento:

Verde arboleda
…y mis pies que respondieron perfectamente sobre las típicas baldositas de Bilbao

(Continuará en Vitoria y Donosti)

10 de julio de 2011

SAN BENITO

Ya les he contado otras veces sobre la Romería de San Benito en La Laguna. A pesar de que hay cosas que no me gustan, y que no cambian, sigo yendo a verla año tras año. Aunque el tiempo por la mañana amenazaba lluvia, al final aguantó e incluso el sol asomó algún momento.
El camino preparado
El ganado
Los cantadores
Los bailadores
Las carretas tiradas por los bueyes
El Santo
Y después del jilorio que pasamos, nos esperaba una deliciosa carne de conejo y unas papas arrugadas. ¡Gracias, hermanita!

3 de julio de 2011

Las Carboneras

El enorme cuadro con la imagen de la Virgen del Carmen ya colgaba en la pared del comedor de la vivienda de Joseíto. La Santa Cena había quedado relegada, y ahora presidía el cuarto de los aperos, acompañando a los sacos de papas que reservaba para el invierno, las espuertas con los granos y las calabazas.

Me fijé que encima del antiguo aparador había otra Virgen, pero estaba dentro de una especie de vitrina pequeña con unas puertas de madera que se cerraban cada lunes para resguardar la imagen, antes de ser trasladada a otras casas del pueblo.

Permanecía una semana en cada una de ellas, para devoción de algunos vecinos y protesta de otros, que no disimulaban su enfado pero tampoco eran capaces de negarse a ser incluidos en la lista de acogida. La vitrina tenía en la parte baja una ranura en la que se introducían monedas, que era precisamente lo que enfadaba a algunos.

Me apresuré a pedirle a mi padre una peseta que metí en la abertura escuchando el sonido hueco de la madera y me pareció que la Virgen sonreía agradecida.

Mientras Joseíto mostraba a mi madre las últimas reformas que había hecho en la cocina, las nuevas cortinas que había confeccionado él mismo y los pañitos de crochet almidonados que decoraban los sillones del comedor, mi padre ya se había ido a saludar al Alcalde del pueblo, y nosotros, los pequeños, nos cambiábamos de ropa para ir a jugar a la era.

Por la tarde empezaría la trilla de las mieses y Joseíto nos había prometido que podríamos sentarnos un ratito en el trillo arrastrado por las vacas. Cuando llegó ese momento esperado, me imaginé que dábamos un paseo en trineo, pero en vez de deslizarnos por un paisaje nevado, el sol calentaba nuestras cabezas ante la severa mirada de mi madre, que no pudo conseguir que nos pusiéramos el ridículo sombrerito para protegernos.

Al menor movimiento de las vacas, estábamos pendientes de avisar cuando se disponían a hacer sus necesidades, para que las recogieran prestos en una vieja bacinilla, lo que nos producía un cierto asco unido a muchas risas. Pero era un trabajo necesario y así lo entendíamos.

Las Carboneras era nuestro destino veraniego, donde al menos una semana al año cambiaba la vida de nuestra familia. Íbamos invitados por Joseíto, pero la verdad es que los habitantes del pueblo se volcaban con nosotros en atenciones y los días eran pocos para corresponderles como se merecían.

Las casas estaban a distancia unas de otras, unidas por una estrecha vereda, sin luz eléctrica ni agua corriente, lo que para nosotros era algo sorprendente y misterioso. Cuando caía la noche, llevábamos linternas para desplazarnos por los caminos de casa en casa, y un quinqué o unas velas entretenían los momentos antes de irnos a la cama, cada noche en una distinta, por invitación expresa de algunos vecinos. El canto del gallo nos despertaba por la mañana y nuestra aventura transcurría todo el día aprovechando las horas como nunca.

Cuando terminaba la semana, después de despedirnos de todos y cada uno de los vecinos, iniciábamos la caminata por un sendero acompañados de algunos de ellos, hasta un lugar llamado la Cruz del Carmen. Allí cogíamos la guagua hasta La Laguna, felices de la experiencia vivida y con la promesa de volver al año siguiente.

Mientras, Joseíto nos seguiría visitando los primeros viernes de mes durante mucho tiempo.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.