21 de octubre de 2010

LA PRUEBA


Sus manos coincidieron durante unos interminables segundos para señalar unos documentos. Jaime la miró de forma atrevida y, sin apartarse, jugó un rato con sus dedos hasta que los entrelazó claramente. Mónica no hizo nada por detenerle cuando él la atrajo para darle un beso en los labios. El corazón empezó a trotar y por un momento, se abandonó a sus sentimientos. Hacía mucho tiempo que su cuerpo no disfrutaba del amor de un hombre, ni siquiera en el aspecto meramente sexual. La boca de Jaime recorrió cada centímetro de su rostro y su cuello, y las caricias se multiplicaron por minutos. De forma consciente, ella dio un rechazo, consiguiendo sólo tropezar con su espalda en la pared.
Había soñado muchas veces con la posibilidad de un encuentro con él, pero… era su jefe, sabía que estaba casado y nunca hasta ese momento había presentido que ella pudiera gustarle.
La abrazaba con fuerza sin apenas darle opción a respirar. Mónica quería seguir aquel juego y al mismo tiempo cortarlo. Quería mantenerse firme y por otro lado, desfallecer en sus brazos. El deseo aumentaba, pero sabía que no era el momento ni el lugar más apropiado.
Como si alguien estuviera escuchando su plegaria, un sonoro golpe en la puerta hizo que Jaime se separara bruscamente de ella. Sus miradas se dirigieron a la vez hacia allí, pero nadie entró en la oficina.
En cuestión de segundos se perdió todo el encanto. Él dio media vuelta y la dejó haciéndose mil preguntas. Mónica se levantó y se dirigió al baño, donde intentó tranquilizarse. El espejo le ofrecía su propia imagen, los ojos brillantes y una sonrisa de satisfacción mezclada con incredulidad. Se refrescó el rostro y después de un rato se dirigió de nuevo a su despacho. El timbre del teléfono la sacó de su ensimismamiento y escuchó la voz de un Jaime desconocido:
- Lo siento, señorita Mónica, no ha superado usted el período de prueba, así que no vamos a renovar su contrato…

(Imagen tomada de la red)

41 despertares:

Calvarian dijo...

Buen relato con final inesperado desde luego. Me ha sorprendido. Desgraciadamente puede ser una historia real como la vida misma.

Bésix

P.d. Sólo espero que mi jefe no intente besarme. Le arrancaría la cabeza de un soplamocos jejeje

alkerme dijo...

Demasiadas pruebas las que a veces la vida nos pone, ésta desde luego es de bofetón...

Un beso,

Luis dijo...

Bastante inesperado el final, pero me da a pensar que el jefe en cuestión ya liberado de su condición de jefatura y próximo a quizás no volver a verla decidió hacer notar su sentir más allá de posteriores cuestionamientos.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Miedo, se llama eso. O liberación. O evitar la tentación.
Pero siempre pierde el débil.
Buen relato.

Moony-A media luz dijo...

Jo, qué fuerte... pedazo de historia, Ligia.

Un beso grande.

beker dijo...

_A veces se interpone la razón a la pasión, saludos

laMar dijo...

¡¡¡Magnífica historia! Y menudo final, lamentablemente real en muchas ocasiones.
Un beso enorme

Sergio dijo...

Muy bien desarrollado el relato y algo real, aunque te diré no me gustó el final

Un abrazo

TriniReina dijo...

Que tipo tan despreciable.

Yo que ya estaba dlirando con la historia y ¡zas! el final me ha dejado el cuerpo cortado.

Buena historia, Ligia y con sorprendente final.

Besos

Anónimo dijo...

Impensable el desenlace......éste sí que me pareció muy bueno........
¿no se hubiera podidó alargar más hilando precedente igualmente sorprendente.
¿me entiendes?

bardinda dijo...

Un buen final que en la vida real se suele dar.

Un saludo

Amig@mi@ dijo...

Soñar despiertos, la otra manera de hacer realidad nuestros deseos...
Muy bueno.
Me encantó.
Un abrazo

Enrique Rojas Guzmán dijo...

Pues menos mal que al final no cayó enla tentación, le hubiese esperado el infierno, seguro. Me gusta el realismo que desprende la historia, esas cosas pasan.

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Jodidas renovaciones...

Pasa un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

MA dijo...

Este señor jefe es un aprovechado, a todas les hará la misma prueba, hay por desgracia gente así en la vida, tu texto esta muy bien escrito.

Un abrazo de MA.

Ana dijo...

Mantienes muy bien la tensión del relato, mezclando razón y corazón y dando un final muy pragmático.

Seguro que estas escenas se repiten contínuamente.

Has pensado en proseguir la historia?

Enelmar dijo...

Hola Ligia paso a leerte y saludarte, cada vez llego antes,jjj. Vaya historia, me ha gustado leerla pero como soy tan soñador, ya me estaba montando mi final cuando he leído el tuyo de sopetón, y vaya, me he puesto un poco serio, me dan mucho asco esas cosas que por desgracia pasan, y no voy a decir nada más que cojo rabia y carrerilla....jjj besos niña, muchas gracias por tus agradables visitillas, me alegra mucho ver tu muñequita con su fondo rosa anunciándote, de veras

Ricardo Miñana dijo...

A veces en la vida por desgracia se suele dar ese final.
buen relato un placer leerte.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo

Ricardo Tribin dijo...

El jefe que abusa de su cargo de esta manera es un ser despreciable, mi muy querida amiga Ligia. Abrazos grandes.

ADELFA MARTIN dijo...

iesperado el final...pocos hombres resistirìan la tentanciòn de no llevar a tèrmino el encuentro...aunque luego la despidiera...como sea, un final de impacto...

abrazos

E.M.López dijo...

Me ha encantado este relato querida Ligia, sobre todo el sorprendente e inesperado final!
Qué bueno!

SALUDos y besos.

fgiucich dijo...

Un contrato con claúsulas muy especiales. Muy buen realto!!! Abrazos.

toñi dijo...

Querida Ligia por desgracia este final es el pan de cada día para muchos de nosotros.

Besos

angel lago villar dijo...

Querida Ligia:

Yo, si fuera ella, tampoco seguiría en ese puesto de trabajo aunque me renovarán.

Sabio es el refranero:
Donde tienes la olla, no metas la...

Un abrazo.

Raquel dijo...

Un relato bien llevado, no me esperaba ese final.
Un saludo.

Albino dijo...

!Pues vaya período de prueba!
Si yo hubiera tenido que hacerlo con mis becarias, estaría sonando siempre la llamada a la puerta, pero no sonaría la del teléfono.
Un buen relato, Ligia

ARO dijo...

Buen relato. Corto pero intenso. Y refleja una realidad que se repite con demasiada frecuencia.

María Jesús Verdú dijo...

¡Qué final más triste y más duro! Sin embargo, se corresponde con la dura realidad. Me gustó leerlo, Ligia

Leodegundia dijo...

Historia siempre nueva y siempre vieja, engaño que parece amor pero sólo es deseo y engaño.
¡Así es la vida!

Buen día

..NaNy.. dijo...

Hola buen relato muy bien espuesto me gusta, pero no esperaba ese final. escribes muy bien. Saludos

JAVIER AKERMAN dijo...

Cruda realidad, vil aprovechamiento de muchos...
Besos y feliz semana querida Ligia.

mipequeñomundo dijo...

Hola!!:
Quiero compartir contigo la alegría
de los 100 amigos blogueros. Te
Invito al “brindis”. Te espero en mi
pequeño mundo. Cariños. Rayén

La Gata Coqueta dijo...

Me he quedado muy sorprendida...El relato genial pero el final muy amargo muy al estilo de ahora por desgracia.
Pues refernete al libro ya somos dos...

Un abrazo afectivo.

Marí

Juan dijo...

Ligia

Un relato corto, pero con toda su esencia, muy bien estructurado, con un final inesperado; seguro que ella superará otras pruebas más importantes.
Por cierto, soy otra vez abuelo. Dios me regaló una nietita, una chicharrera linda.
Un abrazo.
Juan Antonio

Mª Teresa Alejandra dijo...

Estoy devolviendo poquito a poco los comentarios de mi última entrada, no puedo escribir nada nuevo por enfermedad lo digo en mi última entrada, ni tan siquiera leeros.

Un fuerte abrazo

Maite

marcamar dijo...

Ligia, amiga, siempre soy de las últimas en tus despertares. No sé si lo haré aposta para poder llevar la contraria.
Jajaja,¡mira qué rebelde soy!
No, no tanto, coincido en que tu relato me ha fascinado, pero no me ha sorprendido el final. Además, te digo que me ha encantado que acabara así. ¿Te imaginas trabajar a las órdenes de esa "joyita"? Y por supuesto que ella ha sido la que más ha ganado en ese final. Ha ganado en experiencia para saber andar por la "jungla" y ha podido hacer realidad un sueño...¡No necesita contrato! La imagen que queda en mi mente es la de tu Mónica, elegante, triunfadora, con la cabeza alta y una sonrisa pícara, saliendo de .... la "jungla"... sin gorila. jajajaja. Besos.
Ah y con tu permiso, Ligia, un beso a Maite y que se mejore pronto.

marcamar dijo...

¡¡Chachaaaaaaaa, Ligia, que me olvidéee de dos cosas!
1º Enhorabuena a Juan por su nietita "chicha" (chicharrera)
2º Llámame cuando puedas que tengo que hacerte una proposición..... decente. Bss.
Vaaale, ...te doy una pista:

http://www.youtube.com/watch?v=ZU7PKIkoefg

Ricardo Tribin dijo...

Al volverla a leer me gusta cada vez mas la intriga interesante de esta narrativa.

Que jefe!!!!!!!!!!!!!!!!!

Abrazote..........

Melinda dijo...

Yo también soy siempre de las ultimas en comentar tus "despertares". Me ha encantado el relato, pero como siempre me pasa con las cosas que escribes, sigue así por favor!!

Un besote

PD: Victoria está preciosa, va a la guardería y es una niña feliz y despierta. Te manda un "pon" (cabezado cariñoso)

Ligia dijo...

Muchas gracias a todos por los buenos comentarios que me escriben. En verdad que existen casos como éste en el mundo del trabajo.
Abrazos para todos y ya saben que les leo.

Anónimo dijo...

Estupendo. Pero no, no sorprende el final. Y eso que éste sólo consiguió un beso.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.