31 de agosto de 2009

CACTUS


El Jardín de Cactus de Lanzarote está situado en la localidad de Guatiza, municipio de Teguise, y se inauguró en el año 1990, convirtiéndose en una de las últimas obras realizadas por César Manrique.
Más de 10.000 cactus de especies diferentes procedentes de América, Madagascar y Canarias, integran este jardín.

El recinto está coronado por un molino restaurado, al que se puede subir para ver cómo se elabora el gofio canario.

Todo guarda relación con las formas originales de los cactus, hasta la lámpara de la cafetería, formada por ramas de acero y boyas de cristal.
Las terrazas plantadas de cactus conectan mediante senderos empedrados, con pequeñas lagunas repletas de nenúfares.
Los servicios están expresamente indicados con unos originales diseños, tal como muestran las fotos.



El Jardín de Cactus es todo un ejemplo de arquitectura integrada en el paisaje, manteniendo el binomio de arte y naturaleza que se respira en todas las obras de Manrique
.

27 de agosto de 2009

DISFRUTAR...




Les sigo contando mi viaje a Lanzarote. Es verdad que hay que pagar para entrar en todos los Centros que se pueden visitar en la isla, cosa que no me parece mal, porque se puede apreciar que luego lo invierten en limpieza, organización y mantenimiento de todo ello.
Nosotros compramos un bono que nos sirvió para visitar los seis Centros de Arte, Cultura y Turismo de interés en la isla: Montañas del Fuego, Jameos del Agua, Cueva de los Verdes, Jardín de Cactus, Mirador del Río y Museo Internacional de Arte Contemporáneo.
En todos ellos está la huella imborrable y original de un hombre lanzaroteño, César Manrique (1919-1992), que promovió un modelo de desarrollo turístico procurando salvaguardar el patrimonio natural y cultural insular, mediante un trabajo creativo que denominó “arte-naturaleza/naturaleza-arte”, y vaya si lo consiguió.
En el post anterior puse un enlace a la página de este artista, donde se especifica toda su obra.
No tuvimos problemas con los atascos de gente que en cada lugar se concentra, porque somos de los primeros en llegar (se agradece en estos casos la puntualidad reconocida de mi Alejandro…), aparte de que cada noche mientras nos tomábamos una copa viendo el espectáculo del hotel, o echando una partidita de cartas (eso me lo deben a mí, que me acordé de llevarlas…), decidíamos el itinerario de la jornada siguiente.
Uno de los días nos fuimos a la isla de La Graciosa, la única habitada del Archipiélago Chinijo (significa pequeño). Sus moradores son pescadores. Se puede encontrar allí arena, sol y, para los que les guste, unos fondos submarinos maravillosos. Como no llevé las aletas ni las gafas de buceo pude sumergirme bien poco, así que sólo cogí color (a mi hermano y a mí se nos "pega" rápido). Cogimos el barco (10€ cada uno por ser residentes) en el puerto de Órzola y tras veinte minutos de sinuosos movimientos se llega a la isla “simpática” (así la llamaron unos peninsulares que encontramos…).
En la venta de Doña Margarona nos compramos un bocadillo y una botella de agua, dimos un paseo por el pueblo, vimos la pequeña ermita y la farmacia (por fuera pone un letrero que dice Botiquín), nadamos un poco y por la tarde volvimos a coger el barco de regreso a Lanzarote.

El último día disfrutamos en el spa del Hotel durante tres horas de un circuito con veintisiete chorros distintos para tonificar todos los músculos del cuerpo, jacuzzi, termas, sauna y baño turco a 90º (que por poco me diluyo…). Entre tanta burbuja mi hermano perdió la llave de la taquilla en que guardábamos la ropa y lo tuvimos buceando toda la tarde hasta que la encontró, ja, ja. No, no crean. Tuvo que ir mi cuñada a hablar con la señorita de recepción para que la pudieran abrir.
Bueno, no quiero cansarles más por hoy. Ya lo haré otro día. Es lo normal, que los amigos “aguanten” todas las peripecias y películas del viaje de sus amigos…
Las tres primeras fotos corresponden a los Jameos del Agua, donde viven unos cangrejos diminutos, albinos y ciegos exclusivos de la laguna de agua salada que existe en el mismo.
La siguiente es del paraje conocido como La Geria, donde el campesino lanzaroteño cultiva las viñas mediante un sistema agrícola único que posibilita la retención de humedad al estar plantadas en las cenizas volcánicas o picón, y las parras quedan protegidas del viento por los muros de piedra. Aparte del singular paisaje, doy fe de que el vino de Lanzarote es una maravilla.
Las demás fotos corresponden al Monumento al Campesino, las Salinas y las de la isla de La Graciosa.

24 de agosto de 2009

UN PLACER


Dice un refrán que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, y así ha sido mi estancia en Lanzarote: corta pero intensa.
Lo bueno es que colgué toda la ropa en el armario el día que llegué y allí se quedó hasta el día de mi marcha. Eso es una cosa que agradezco porque en los viajes que suelo hacer en verano, cambiamos de hotel varias veces y el trasiego de ropa en las maletas es algo incómodo.
Lo mejor es que te sientas a comer lo que más te guste, y después no tienes que preocuparte en recoger la mesa o fregar la loza.
Las instalaciones del Hotel están pensadas para que no tengas que salir de allí en todo el día. Actividades por la mañana y variedades por la noche, una piscina de agua salada, un spa, tiendas, bares y música en directo.

Claro está que la isla hay que visitarla y así lo hicimos, mi Alejandro, mi hermano y mi cuñada, maravillosos compañeros de viaje. Vimos todo lo que hay que ver, pues como ya conté en el post anterior, hacía veintitantos años que no iba a Lanzarote.
Su naturaleza enteramente volcánica, siempre presente en su paisaje, le ha valido el sobrenombre de la Isla de los Volcanes.
Las especiales características medioambientales de Lanzarote y el aprovechamiento sostenible de sus recursos han hecho posible que fuera declarada en el año 1993 Reserva de la Biosfera por parte de la UNESCO.
No se puede hablar de Lanzarote sin nombrar a César Manrique, verdadero artífice del desarrollo turístico y cultural de la isla.

Aprovechamos también el viaje para darnos un salto a la pequeña isla de La Graciosa, que no conocíamos.Pero ya les contaré con más detalles. Les dejo las primeras fotos para darles un poquito de envidia…

15 de agosto de 2009

¡Gracias!


Queridos todos:
Como no sé si vuelven a leer mi contestación a sus comentarios, les hago esta "carta de agradecimiento" por el interés que siempre me demuestran y los buenos deseos. Como dice uno que conozco "tú ignoras..." el bien que me hace recibir comentarios. Los leo y los vuelvo a leer y parece que en verdad estoy teniendo una conversación con cada uno de ustedes, algunos con rostro incluído.
La vuelta al trabajo ha sido más bien leve, porque la próxima semana ya inicio mis vacaciones... mis vacaciones de placer se entiende, porque los cuatro meses que llevo en mi casa no lo considero vacaciones.
Como ya le he comentado a alguno, este año no voy de viaje "al extranjero", dadas las circunstancias personales y económicas que estamos atravesando, pero me iré unos pocos días a otra isla a la que no he visitado hace más de veinte años: Lanzarote.
Espero volver con fotos y nuevas experiencias que siempre nos enriquece.
Discúlpenme si no paso por sus blogs en unos días.
Y sin nada más por ahora, les doy las gracias de nuevo, y les envío abrazos, porque los besos parece que deben "contenerse" un tiempo, hasta que pase el famoso virus.
Por orden alfabético, desde "Abedugu" a "Yeli", dense todos por notificados, incluída mi Anónima que no está en la lista de los blogs que leo.

5 de agosto de 2009

TRABAJAR...

En estos tiempos que corren, tener trabajo es una suerte. No importan las amanecidas tempraneras, los calores ni los desplazamientos. No importa nada porque sé que cuando llegue me estará esperando mi mesa, mi silla y mi ordenador, mi tiempo para desayunar y mi horario reducido.
Bien es verdad que ya no podré ver las mañanas de Ana Rosa, la Ruleta de la Suerte o la Cocina de Arguiñano, pero me compensará ponerme a archivar toda la documentación que han dejado para mi vuelta, continuar con la fiscalización que quedó interrumpida hace cuatro meses y sobre todo, pensar que volveré a cobrar el sueldo completo sin necesidad de solicitar subsidios por ILT y demás vainas...
He de reconocer también que no estoy curada de mi lesión, que tengo que andar despacio y "con buen pie", pero por ahora la temida operación no es imprescindible, según dice el traumatólogo. Así que me he decidido y he pedido el alta.
Lo bueno es que pronto cogeré las vacaciones y que, aunque este año no haré mi viajecito anual a alguna parte del mundo, ¿dónde voy a estar mejor que en mi tierra, mis islas afortunadas?
En fin, tener trabajo es una suerte hoy día, y querer trabajar ¿una osadía?
Ya les contaré...
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.