26 de octubre de 2009

SIETES

Cuando Ramón le invitó a que fuera esa tarde al Casino para hacer algo interesante por el pueblo, se mostró algo escéptico. A sus setenta y siete años sólo había oído hablar de vacas y manzanas sidreras. Con ese trabajo había sacado adelante a su familia durante toda la vida, y ya le quedaba poco por hacer.
- No te preocupes, que ya luego te explico –insistió Ramón.
Así que esa tarde, después de acicalarse un poco, caminó el trecho que separaba su casa del Casino para conocer las ideas de Ramón, el Alcalde. Paseó entre los Hórreos que se erguían desde hacía siglos en la Aldea, y esa tarde sintió más que nunca su presencia. Eran construcciones de madera donde guardaban los granos, las cosechas y los productos de la matanza, quedando protegidos de la humedad y los roedores mediante las pilastras sobre las que se levantaban. No concebía el paisaje sin los hórreos y era consciente de que le daban a la aldea un encanto especial.
Cuando llegó al Casino, comprobó que el resto de los vecinos que formaban el pueblo, apenas unos cuarenta habitantes, también estaban citados. Las salas donde otras tardes venía a echar una partida de cartas o de dominó, estaban llenas de ordenadores, colocados uno al lado del otro. El resto de los vecinos estaba tan sorprendido como él, aunque todos esperaban que el Alcalde diera las oportunas explicaciones sin atreverse a formular la primera pregunta.
Ramón explicó que el pueblo era el elegido para rodar la campaña publicitaria del lanzamiento del Windows Siete, un nuevo sistema operativo que requería pocas conexiones y era muy fácil de manejar, incluso para las personas poco acostumbradas en el uso de las nuevas tecnologías. Querían vecinos reales, sin importarles que hubieran tenido o no conocimientos de informática, y el pueblo reunía todas las características.
Aunque él no estaba acostumbrado a esos modernos aparatos y antes de que Ramón terminase sus explicaciones, aceptó formar parte de aquel proyecto. El número siete siempre había marcado su vida. Nació un día siete del séptimo mes en el pueblo asturiano de Sietes y tuvo siete hijos. Ahora, con setenta y siete años, pensaba que ya nada le sorprendería, pero en cuanto oyó el número mágico, supo cuál iba a ser su entretenimiento a partir de ese día.
Y así fue. Aprendió tan rápido y tan fácil que pronto abrió un blog donde iba contando toda su vida y que, claro está, tituló SIETE.


(Aunque supongo no hará falta decirlo, este relato es de ficción y la fotografía tomada de la red)

34 despertares:

sinkuenta dijo...

Aunque pensé que después de leer la historia me tocaría escribir el comentario número 7... y veo que no, sólo espero que el buen Ramón no se haya quedado hecho un siete con el dichoso proyecto. Te mando un beso

ADELFA MARTIN dijo...

Me ha encantado tu relato, una faceta que te conocìa poco...¡PRECIOSO!, mis felicitaciones.


abrazos

PACO dijo...

hola. Bellisima entrada la que nos dejas. Es muy grato pasear por tu rinconcito. Sigue dejando escritos como éste para poder visitar tu maravilloso mundo. un saludo muy cordial.

laMar dijo...

Si que se han hecho famosos los pocos habitantes de Sietes! y todo gracias a la publicidad y el marketing de una multinacional como Windows. ¡Que sea para bien!
Me ha encantado la historia que bien podía haber sido real.
Un abrazo enorme

mariajesusparadela dijo...

Tampoco a mi me toca el séptimo comentario. Con el cinco voy que chuto...venga, ánimo, que ya hacía mucho que no te marcabas una historia...ahora, sigue, porfa.

María del Carmen dijo...

EXCEELNTE RELATO!

PRECIOSA HISTORIA!

TE INVITO A PASAR POR MIS BLOGS Y RETIRAR LOS REGALOS DEJADOS EN ELLOS Y AL HOMENAJE DE SHANTY EN

WWW.COSECHADESENTIRES.BLOGSPOT.COM

TE DEJO
UNA ROSA
MI CARIÑO
Y MI PAZ MARYCARMEN
WWW.PANCONSUSURROS.BLOGSPOT.COM

azul dijo...

Precioso narrado...creando interes a ver que iban a querer en el casino....

Seré yo la siete?

Un beso

Alimontero dijo...

Que interesante, de verdad que escribes tan bien...;-)
Los hórreos fueron un espectáculo par ami a lo largo de mi viaje tanto por Asturias como por Galicia.. y la verdad que me necontré con muchos de ellos...
Son realmente bellos....

un abracito,

Ali

RAMPY dijo...

Eso me recuerda a un cuento de Jorge Bucay sobre el número siete.
Un rampybeso.

TriniReina dijo...

Pues será ficción, pero me hubiese gustado que fuese real. Ya ves, a romántica no hay quién me gane:):)
Sí que estaba marcado tu personaje por el número siete.

Un relato perfectamente narrado y para los amantes del "Internete", divertido.

Besos

Alijodos dijo...

pues es un relato estupendo querida amiga...a mi me ha gustado...curioso lo de microsoft buscar el nombre del pueblo para sacar el sitema operativo...curioso..

La Gata Coqueta dijo...

Cuando iba abriendo el blog y vi aparecer la esquina del horreo... me dije no estoy en el sitio correcto.

En Canarias esto no puede ser...
Soy Asturiana hasta la medula...

Fuera bromas, el relato te ha quedado precioso has unido realidad con ficción genial.

Y lo meejor era aquel señorín de ochenta y tantos feliz peinandosa en eun espejo pequeñito colgado de una puerta y no te lo pierdas, se acicálaba delante de las camaras porque el poder hacerlo es ya un lujo...

Hoy las cosas no estan muy bien, pero es que no saben lo anterior como era... y en algún recondito sitio no ha pasdo el tiempo...

Demomento el pueblo ya no es el mismo colorido ya no le falta, para que mantengan la boca cerrada...

Bueno cariño te deseo que tengas una buena semana y que nos sigas deleitando con tus letras mágicas.

Un abrazo de corazón!!

Marí

fgiucich dijo...

Una muy agradable historia. El 7 es, también, mi número: nací un día 7, mis padres se casaron un día 17, yo un 27 y mi hijo mayo nació un 7. Ah, y mi hermano es, igualmente, de un día 7. Abrazos.

 kotto dijo...

jejeje que buen relato...

..NaNy.. dijo...

Hola Dicen que la suerte no es para quien la busca sino para quien la encuentra y el pueblo siete la tiene por llamarse eso siete. Saludos

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

La historia de estos vecinos es realmente sorprendente y maravillosa. Nunca sabes que te tiene preparada la vida a la vuelta de la esquina!!

Saludos y besos.

beker dijo...

Uis pues a mi me toco el 10+7, algo es algo. El 7 siempre ha sido uno de mis preferidos, asi que seguramente venderán muchos programistas de esos:) abrazotes Ligia

KUBAN dijo...

El 7 también es mi número. Gracias por visitarme. Abrazos.

Roquis dijo...

y por muchos sietes más !!!!

alkerme dijo...

Ligia, ¡qué buen relato! y yo por qué motivo recordé "Bienvenido Mr. Marshall"?
no sé, un pequeño pueblo, un plan de ayuda al desarrollo, nuevas relaciones, otro ocio...?

Un besito

unjubilado dijo...

Me ha encantado el relato.
Los mayores en ocasiones nos cuesta entrar a manejar las nuevas tecnologías, pero cuando lo hacemos somos como una locomotora con un montón de vagones a nuestras espaldas, nos cuesta empezar, pero una vez en marcha es difícil de pararnos.
Yo fui de la época del Spectrum, pero entonces no conocía internet, ni por supuesto los blogs, sin embargo poco a poco me he ido adaptando.
Un abrazo

Raquel dijo...

Me ha encantado, Ligia. Lo de Sietes lo vi en las noticias; pinturesco pueblo.
Muy bien traído el relato.
Un abrazo.

ROSA G.C. dijo...

Me encantó...volveré
Saludos
Rosa.-

Astrágalo dijo...

Con la tranquilidad que tenían los vecinos de Siete y ahora con las nuevas tecnologías viajan a todo el mundo sin salir de casa... estarán encantados y a la vez abrumados se la fama que ha cogido su pequeño pueblo.

Bonita entrada ligia y gracias por tus visitas.

 kotto dijo...

un abrazo querida

Ricardo Tribin dijo...

El SIETE es inspirador como lo que narras, lo cual esta bueno, setenta veces siete.

Abrazos

Isabel dijo...

Ya estaba buscando el enlace!! Escribes tan real... besos, guapa.

El Gulo del Norte dijo...

Jeje, vi hace poco un reportaje sobre este pueblo. La verdad es que es muy curioso que se haya elegido este pueblo por el nombre, más que nada porque dudo mucho que tenga gran cobertura de internet.

Saludos.

Melinda dijo...

Muy bonita la historia. Siento entrar tan tarde a comentarte pero ya he empezado a trabajar así que mi tiempo es escaso. La foto que puse en mi entrada efectivamente es del bautizo de Victoria, cuando tenga otras más bonitas las colgaré y os contaré un poco como fue todo, vale?

Muchas gracias por estar siempre ahí.

Un besote

KAMELUCHA,.,.,.,.,., dijo...

Gracias siempre por tus letrassss
por tus palabras....eres un soll...
tratare de entrar mas a menudo...
pero una cosa y otra.....
como que no soy capaz...es mucho...
y...que se yo....en fin
gracias siempre

besiñosss

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pues si no me llegas a decir que es de ficción... me lo creo fijo!

Saludos y un abrazo!

Balovega dijo...

Hola y buenos días...

Una preciosa narración que también podría ser real.. no crees??..

Un besote y buen fin de semana

angel lago villar dijo...

¡Hombre, Ligia! ¡Que placer ver y leer un relato ambientado en mi tierra! ¡Puxa Asturies!

Amig@mi@ dijo...

Pues yo me lo creí hasta el final. jaja, pero no me digas que no, podría ser verdad.
Con el cambio de plantilla se me borró tu link, ya lo arreglé.
Un besote de nuevo

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.