30 de agosto de 2008

¡V O L V Í! (II)




En nuestro “espectacular” viaje efectuamos dos pequeños cruceros, uno por el llamado Fiordo de los Sueños (Sognefjord) y otro por el Fiordo Geiranger. Fueron travesías de unas dos o tres horas, con unos maravillosos paisajes, muchísimas cascadas de agua y unos pequeños poblados al pie mismo de las escarpadas montañas, como pueden ver en las fotos, con dificultades para proveerse de víveres para el sostenimiento diario, a lo que se suman las nieves durante casi todo el año, por lo que terminan por abandonarse.



En los trayectos en guagua de un lugar a otro, nos da tiempo de hacer muchas cosas. Creo que yo era la única que tomaba notas de todo lo que veíamos, de los nombres de los lugares, de los gastos que llevábamos y de las anécdotas que nos sucedían. Manías…
Algunos cierran los ojos nada más subir y duermen “a pierna suelta” hasta la siguiente parada. Algunas señoras cabecean con las gafas de sol puestas para disimular, pero se recomponen discretamente cuando la cabeza se les cae a un lado. Otra no para de hablar y hablar y terminamos enterándonos de toda su vida, mientras mi hermano dice: ¡Por Dios, que desenchufen a esa mujer!
Mi Alejandro intenta sacar fotos a través de la ventana de la guagua, porque todos los paisajes nos impresionan, pero siempre se interpone el árbol o el poste de turno.En la subida a Flam en tren, mi cuñada consiguió ésta
Cuando estábamos llegando al Glaciar de Briksdal, el guía nos ofrece la posibilidad de realizar un trayecto en helicóptero (no incluído en el importe del viaje), de unos quince minutos de duración, para ver las nieves perpetuas en la cima de las montañas. Como dice el dicho, si no te gustan las lentejas, te comes dos platos, así que después de los tiras y aflojas correspondientes, acepté subirme yo también. No me arrepiento, porque aparte de que fue una experiencia inolvidable, no sentí tanto miedo como pensaba, la subida a las alturas la hace de forma escalonada y no brusca, y las imágenes que disfrutamos no quedan reflejadas en las fotos en toda su belleza.


Hicimos una caminata al mismo glaciar de Briksdal, cuarenta minutos de subida y otros tantos de bajada, y cuando estábamos sacando fotos, me dio un vuelco el corazón al escuchar un ruido de lo que era un desprendimiento de nieve. Le recomendé a mi cuñada que ella sacara las fotos porque yo salí corriendo cuesta abajo. Un diez para ella que tuvo la tranquilidad de hacerlo, y aquí se puede comprobar la diferencia de la nieve entre un momento y el otro.


Según se comenta y así lo creo, el glaciar disminuye cada año como efecto del calentamiento global.
La última ciudad que visitamos fue Bergen, muchísimo más linda que Oslo, la capital, y con muchas más cosas que ver y disfrutar. Subimos en el funicular al Monte Flöyen, una de las siete colinas en que se asienta la ciudad, desde donde se ve una panorámica preciosa de la misma y el fiordo.
Paseamos por el Mercado del Pescado, verdadera Torre de Babel, donde encontramos muchos hispano hablantes y nos comimos el típico bocadillo de salmón y gambas, caminamos por el Barrio Hanseático, carta de presentación de Bergen y Patrimonio de la Humanidad,
y hasta escuchamos un concierto de órgano en la Johanneskirken (Iglesia de Juan, para que me entiendan).
Como curiosidad nos contaron que hasta hace pocos años, esta ciudad de Bergen tenía máquinas expendedoras de paraguas por la gran cantidad de lluvia que caía, y que fueron retiradas no porque dejara de llover, sino porque rompía la estética del lugar.
A todas estas, mi hija y mi sobrina nos informaban por teléfono de las medallas olímpicas que iba consiguiendo España, y durante los dos últimos días del viaje vivimos pendientes de las noticias sobre el accidente de Barajas. Cuando cogimos el avión en Bergen para ir a Oslo, cerré los ojos e hice respiraciones para tranquilizarme, tardó cerca de una hora y se me pasó rápido porque ahí sí nos sirvieron un desayuno (que no me pude comer, claro). Acto seguido, cogimos otro avión desde Oslo a Tenerife (cinco horas y media), en que ya venía pensando en lo que había disfrutado y en las maravillas que había visto, así que me dije ¡lo hecho, hecho está, y ahora que me quiten lo bailado!
Y el lunes, a trabajar…

25 de agosto de 2008

¡Volví!

Afortunadamente, estoy de vuelta. Atacada de los nervios y con mucha tristeza por el accidente de Barajas, como ya imaginarán, pero pensando que todavía no me toca y que hay que seguir hacia adelante.
He estado una semanita de viaje por los Fiordos Noruegos y he disfrutado unos paisajes maravillosos.
Como ya conté el año pasado, lo de subirme a un avión es algo que llevo malamente, así que unos días antes de comenzar el viaje, los nervios hacen acto de presencia en mi estómago y no me permiten ni tan sólo imaginar cómo será lo que en su folleto nos ofrece la Agencia de Viajes como “espectacular”. Horas antes de salir, ni siquiera me apetece responder cuando me hablan, y mi semblante no refleja que vaya a empezar un viaje de vacaciones.
En el camino en guagua hasta el aeropuerto del sur de la isla donde cogemos un avión de la compañía SAS (la misma que Spanair), empiezo a tranquilizarme con las bromas y palabras del guía que nos acompañará durante toda la semana. Nos recuerda que la única posibilidad que tenemos los isleños de viajar y conocer mundo es a través del avión, así que intento llevar esa idea conmigo.
Mientras espero el embarque, la “pelota” que llevaba en el estómago se va pasando para la garganta y cuando despega el avión, ya no me quedan uñas que morder.
El vuelo nos lleva directamente a Oslo y tarda unas cinco horas y media, tengo tiempo de hacer crucigramas, continuar la lectura de un libro que llevo a la mitad, comer un sandwich, y hasta fijarme en algunos compañeros de viaje que supongo ya van de vuelta a su país, por el “color” rojo que lucen en su piel blanca.
Cuando tomamos tierra, vuelvo a ser yo e intento disfrutar lo que el país nos ofrece. En Oslo nos recoge una guagua española ¡de Lucena-Córdoba! con un conductor andaluz que nos llevará en todo el viaje.
El nivel de vida en Noruega es bastante alto, una cerveza puede costar unos ocho euros y un "café-café" cerca de cuatro euros. Es un país que no está integrado en la Comunidad Económica Europea, así que tienen su propia moneda, las Coronas Noruegas, aunque en casi todas las tiendas aceptan euros.
Lo primero que nos dijeron era que teníamos que ir vestidos “como cebollas” (¡a mis años!), es decir, con capas de ropa para el frío. Pero como los canarios llevamos el sol a todas partes (ja, ja), no hizo falta ni el chubasquero, el tiempo nos acompañó y tanto mi Alejandro como mi hermano Melquiades estuvieron todo el rato con pantalón corto y camisa de manga corta (¡hasta para ir a ver un glaciar!).
Comimos mucho salmón, mucho arenque, el agua buenísima (y gratis) y muchas horas de claridad, tanto que a las cuatro de la mañana se hacía de día y ya no pegabas ojo (yo no tenía problemas).
El turismo no les quita el sueño a los noruegos, así que tampoco te ponen una “alfombra roja”. Te ofrecen lo que tienen, sin más.
Mi práctica del inglés se redujo a pedir “hot milk” en el desayuno, “beer” en el almuerzo y a entender cuando nos decían los precios en inglés.
En Oslo, visitamos el Ayuntamiento (City Hall), que es donde anualmente se entrega el Premio Nobel de la Paz. El resto de Premios Nobel se entregan en Suecia.
El edificio (aquí está la foto) fue construído en el Puerto para subrayar la identidad marítima de la capital, que por otro lado, es la que tiene menos tráfico terrestre de toda Europa.
La Nueva Ópera de Oslo, diseñada por el estudio de arquitectura noruego Snohetta, asemeja un gran témpano de hielo que emerge directamente del agua de la bahía del fiordo de Oslo creando una sensación integrada con el entorno.



Según nos contó el guía, Oslo es la capital más segura de toda Europa, de hecho la policía no porta armas en su uniforme. A los chicos que llevan a cabo infracciones leves, el castigo que les imponen es el cuidado de los jardines públicos y la limpieza de las calles.
En Oslo visitamos también el Parque Vigeland, impresionante en su extensión y con una exposición permanente de esculturas que se inspiran en acontecimientos de la vida cotidiana, desde el nacimiento y la infancia, pasando por la adolescencia y el primer amor, hasta llegar a la vejez y la muerte.
Visitamos el Museo Vikingo y el Museo del Barco Polar Fram, el navío más resistente del mundo que ha realizado travesías tanto al Polo Norte como al Sur del planeta en busca de nuevas tierras. El museo se construyó en el lugar donde previamente se había colocado el barco en tierra, y fue toda una experiencia visitarlo por dentro, hasta las bodegas.
Muchos otros edificios interesantes, como el Palacio Real o las curiosas Iglesias de Madera, vimos en Oslo antes de adentrarnos en los Fiordos propiamente dichos, pero eso lo dejamos para otro día.

16 de agosto de 2008

¡VACACIONES!

En unos días no estaré por aquí, me voy de viaje, así que no podré dejaros comentarios en los blogs. Espero poder conseguir imágenes tan bonitas como ésta, y contarles a la vuelta mi experiencia. Un abrazo para todos, mejor, un abrazo para cada uno.


13 de agosto de 2008

L I G I A

No, no piensen que voy a volver a hablar de mí misma, aunque en el fondo, sí. Le he puesto este título al post porque pretendo hacer unas reflexiones acerca del significado de mi nombre.
Tuve conciencia de que tenía un nombre “distinto” desde pequeña, porque entre mis compañeras de colegio no había ninguna que se llamara igual que yo. A veces se confundían las Candelarias, las Mercedes o las Pepas, y teníamos que utilizar el apellido para distinguirlas. En mi caso, siempre he estado orgullosa del nombre y a lo largo de mi vida he conocido pocas mujeres que se llamen como yo.
Es una tontería, pero a veces entendía a alguna amiga que se buscaba un diminutivo para evitar que la llamáramos por su verdadero nombre.
Mi padre fue el que un día me dijo que había una novela titulada QUO VADIS, donde aparecía una mujer llamada Ligia. Su autor es el escritor polaco Henryk Sienkiewicz, y en ella se narran las vicisitudes amorosas de Marco y Ligia, importante general romano él, y cristiana ella, en el tiempo de la persecución de los cristianos por el emperador Nerón.
Lo leí enseguida y me sorprendió ver mi nombre reflejado en un libro (esto sí que es una tontería…) Cuando pasaron los años y vi la película, ya era un poco más consciente de que no se estaban refiriendo a mí.
Según parece, el origen del nombre LIGIA es griego, y significa Sirena, o melodiosa.
La primera mención que se conoce de las Sirenas es en La Odisea, poema épico griego atribuido a Homero y escrito hacia el siglo IX a.C. En uno de los Capítulos del libro, Ulises se debe enfrentar al canto de las sirenas, que enloquecía y atrapaba a todo el que pasaba por aquel mar.

Se sabe que la especialidad de las sirenas era la música, tocaban la lira, la flauta o cantaban. Algunos hablan de un número indeterminado, aunque otros concretan tres nombres: Parténope, Leucosia y LIGIA. Posteriormente, las sirenas pasaron a ser consideradas divinidades del más allá, y se suponía que cantaban para los bienaventurados en las Islas Afortunadas (¿seré yo una descendiente…?
Según he encontrado en Internet, las mujeres con este nombre son de naturaleza emotiva vehemente, y se manifiestan en la expresión artística, las cosas del honor y las del humor.
En cuanto a la naturaleza expresiva, se amoldan a todo. Lo expresan en la jovialidad y la amenidad. Tienen una mente de pensamiento convincente, espíritu conservador y son consecuentes y diligentes.
De personalidad fuerte, no abandonan una idea hasta convertirla en realidad. Cuando se enamoran, son cariñosas y comprensivas. Su número de la suerte es el 3.
¡Qué cosas! Todo bien ¿no? Entonces me lo adjudico, menos el número, que ese no es el mío. Esto es como los horóscopos, que a veces los leo y si me va bien, lo tengo en cuenta y si no, pues lo olvido.
Bueno, de lo que se dice, me veo reflejada (como buena Tauro que soy) en lo de “no abandonar una idea hasta convertirla en realidad”, y lo de cariñosa, pues también.
Aquí les dejo cómo se escribe LIGIA

en chino

莉嘉

en japonés

リヒア

en árabe

ليخيا

Curioso ¿verdad?


10 de agosto de 2008

CATORCE PEQUEÑAS COSAS

El pasado mes de Junio hice un “Meme” en el que tenía que poner seis cosas que me parecieran importantes. Acabo de recibir un encargo de unas nuevas lectoras de mi blog, Mary y Jessi, unas Mosqueteras como ellas mismas se denominan, para que escriba 14 “pequeñas cosas” que me hacen feliz. Según parece, tengo que
- Copiar primero las reglas
- Seleccionar 6 blogs para que sigan con el meme
- Avisar a los blogs seleccionados

No me voy a preguntar lo mismo que la vez anterior (¿por qué 14? ¿quién inventa cosas así?...), así que sin pensármelo mucho, paso a atender el encargo:

- Me hace feliz que mi familia y yo tengamos salud
- Me hace feliz la risa de mis hijos
- Me hace feliz recibir una llamada inesperada de alguien especial
- Me hace feliz que alguna anónima simplemente “me escuche”
- Me hace feliz pasar una tarde, o dos, o tres, con DAMA, la Yorkshire de mi hijo
- Me hace feliz ir a un espectáculo de danza, teatro o música
- Me hace feliz escuchar y volver a escuchar en mis tardes solitarias alguna de mis canciones preferidas
- Me hace feliz pasear por una avenida marítima y que me inunde el olor a MAR
- Me hace feliz llorar viendo una película romántica o leyendo una historia de amor
- Me hace feliz que me valoren (y me lo digan) en mi trabajo
- Me hace feliz estar sentada viendo la tele o leyendo un libro, sin preocuparme de nada más
- Me hace feliz cuidar de mi sobrino Adrián y ver una película de dibujos animados.
- Me hace feliz ver cuando se solucionan los problemas de gente necesitada
- Me hace feliz tantas cosas…, la sonrisa de un niño, comer chocolate o dulces sin tener problemas de conciencia, cuando alguien me dice que todavía no se me ven las arrugas y que parezco más joven de lo que soy, me hace feliz encontrar ropa que me quede bien a la primera y no estar en un probador agobiada toda la tarde, cuando veo la bandera canaria en un sitio lejano, cuando oigo “isas y folías” y no estoy en mi tierra, cuando los deportistas españoles ganan trofeos o medallas, cuando me dan un abrazo inesperado… yo qué sé, me hace feliz tantas pequeñas cosas…

Como hice la otra vez, el encargo no se lo paso a nadie en concreto, pero si alguno de los blogueros que me lee lo quiere hacer, me servirá para conocerle un poco mejor.
Saludos, y que todos sean felices.

7 de agosto de 2008

Sentimientos

Le reconoció a lo lejos. Sus cabellos blancos destacaban en su piel morena. Sintió mariposas en el estómago y el corazón perdió su ritmo acompasado. Un nudo en la garganta le impedía decir palabra y sólo acertó a sonreír nerviosa. Se saludaron con dos besos dados al aire y el roce de sus mejillas hizo que una ola de calor inundara su cara, al tiempo que la barbilla le temblaba.
Después de las típicas palabras que se dicen en un encuentro de dos amigos que hacía tiempo no se veían, entraron en una cafetería y se sentaron uno frente a la otra ante un refresco de limón. De forma inocente, él le tocaba el brazo de vez en cuando mientras hablaba, sin saber que cada toque que le daba, ponía de punta el suave vello que cubría la epidermis de la mujer.
Ella le miraba a los ojos directamente haciendo que prestaba atención a sus palabras, cuando la verdad era que intentaba llegar a lo más profundo de sus sentimientos, a través de las pupilas que se movían sin descanso. De vez en cuando desviaba su mirada con disimulo ante el temor de que él se sintiera presionado.
Él seguía hablando poniéndole al día de todos los acontecimientos más importantes que le habían sucedido desde su último encuentro. Consiguió captar algunas palabras sueltas como “abuelo”, “colesterol” y “caminatas”, que fue enlazando en su cabeza para llegar a la conclusión de que cada día solía dar paseos tranquilos por la playa, y de que su hijo mayor ya era padre.
Ella sonreía torpe sin conseguir hilar la conversación ¿Tanto tiempo había pasado? Su vida no había cambiado desde que dejaron de verse. Seguía soltera, trabajando en el mismo lugar, y aparte de los cambios hormonales típicos de una mujer de su edad, no encontraba nada interesante que contarle, por más que buscaba en su cerebro.
Le recordaba tal cual, su sonrisa encantadora, su amabilidad cuando trabajaban juntos, su chispa de humor en todo lo que le contaba, su positividad ante la vida…
Seguía profundamente enamorada de él, tenía que reconocerlo. Nunca lo hizo evidente, y ahora no pensaba desestabilizarle el ánimo, descubriéndole sus sentimientos, así que seguía oyéndole sin escucharle, y riéndose de manera forzada durante el rato que permaneció el vaso lleno.
De pronto, decidió que ya era hora de levantarse e irse a su casa, a escuchar sus propios lamentos, a reprenderse por no haber tenido el valor de decirle lo que sentía, a dolerse por su ausencia, a poner más candados en su corazón para que ningún otro hombre pudiera abrir la puerta del amor…
La despidió con un fuerte abrazo, con un momento que apenas duró unos segundos que para ella fueron eternos, y quiso quedarse allí, protegida, envuelta en sus brazos, acurrucada como un ave en su nido, querida, deseada, amada…
Él se quedó sonriendo, mirando cómo se alejaba, y a cada paso que daba, la distancia se hacía inalcanzable, y su sonrisa iba disminuyendo hasta contraerse en un rictus de tristeza. La cabeza le daba vueltas y se volvió a sentar sólo ante el vaso ya vacío. Se sumió en el mundo de lo imposible, de la amargura y de la nostalgia. El desconsuelo y la melancolía se unieron en su persona, provocándole una carga de inquietud que hacía tiempo no sentía, concretamente desde que dejó de verla. Quería gritarle que volviera, quería contarle su añoranza, su vacío… Quería…
Se colocó las gafas de sol para que nadie viera las lágrimas que asomaban a sus ojos, y emprendió el camino de su hogar.

1 de agosto de 2008

EXPRESIONES TÍPICAS CANARIAS

(Supongo que está claro que la foto corresponde a un plato de papas arrugadas y mojo picón..., típico canario)

Es conocida la "particularidad" en el habla de los canarios, con expresiones típicas que a nosotros nos parecen entendibles, pero que a veces dejan a nuestros visitantes con las ganas de conocer su interpretación.
Aquí les pongo algunas expresiones curiosas que he encontrado y su significado:

¡Qué pasó! - Clásica expresión canaria, a la cual no hay que responder contando toda tu vida, sino con un ¡qué tal! u ¡hola!
Dejarse dormir - Quedarse dormido
¡Fos! - Interjección que se usa cuando algo huele mal o da asco (¡fos qué apeste!)
¡Cámbate las patas! - ¡alucina, vecina!
El más que me gusta - el que más me gusta
Tener fundamento - Portarse bien, ser responsable
Mandarse a mudar - Irse (implicando lejos o rápido)
Más nunca - Nunca más (del portugués mais nunca)
Más nada - Nada más (idem)
Ya yo fui - Yo ya fui
Pegar el tranque - Dar plantón, dejar colgado a alguien
Quedarse con las maguas - Quedarse con las ganas
Mira.../mire... - Oye.../Oiga... (para llamar la atención de alguien)
Don/Doña - Manera respetuosa de llamar a alguien mayor que uno, pero sin decir el nombre
¡Mi niño! - Interjección para referirse a ti de forma cariñosa (¿querías algo, mi niño?)
¡No, que va! - (irónico) claro que sí, por supuesto
No queda sino uno - Sólo queda uno
Estar en el aire - Estar pasmado, alelado
Le falta un agua/un chaparrón - Le falta un tornillo (o la caja de herramientas completa).
Me queda largo - me queda ancho
¡Agüita! - ¡qué passada!
¡Chosss! - Interjección muy usada, para enfatizar algo exagerado
¡Vete a freir chuchangas! - vete al carajo (a freir espárragos, monas, etc)
Bobomierda - Insulto canarión que se explica por si solo
Cuando era vivo - Cuando estaba vivo
Déjate estar- no te muevas, quédate quieto.
¡Gua! - ¡Cómo! –denota asombro- (muy usada entre los laguneros)
Sale pa'allá - Lárgate, vete
Estar caliente como un macho - Tener un cabreo del quince
Pegarse un estampido - Golpearse (¡se pegó un estampido con el coche!)
¿Tú vas a seguir? - Respuesta que se da si alguien te está dando la lata.
¡Salpica pa'allá! - ¡Lárgate de mi lado!
Vete por la sombrita - Forma de despedirse, sobre todo cuando hace mucho sol.
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.