26 de febrero de 2008

Lluvia


Imprevista lluvia sobre mi cabello,
con ella se borran los recuerdos
de sol, de tenue brisa y de sosiego a la orilla del mar.
Inesperada lluvia que trastoca mi mente,
que enloquece mis sentidos y me hace suspirar.
Vuela, fantasía,
vuela hasta lo más recóndito de la imaginación
y busca a mi amado.
Se marchó al terminar el estío,
la dulzura de sus labios y el calor de su palabra me dejó.
Devuélvelo a mi memoria, fantasía.
Que no haya tormenta capaz de desvanecer mi presente,
que mi pasado, junto a él un día marchó.
Vuela, fantasía,
Y si lo encuentras, no le digas
que a la tristeza que siento, el arco iris le pone color.

19 de febrero de 2008

Chulimientos...


- Oye, niña ¿te quieres dejar de chulimientos?
Volví la vista atrás para comprobar quién me hablaba con tanto desparpajo. Se había quedado en una postura desafiante, con las manos en la cintura y con una mirada altiva que me dejó paralizada. Tendría más o menos mi edad, con un cabello rubio enmarañado y un flequillo que casi le tapaba sus hermosos y retadores ojos azules.
¿Chulimientos? –pensé. ¿Qué me querrá decir?
Supuse, en mi tierna ignorancia, que se refería a chulerías, y le contesté una burrada propia de mi edad, en una actitud que pretendía llegar a ser tan chula como ella, aunque ni por asomo lo conseguí.
Nos fuimos riendo de allí como única defensa, con aquella palabrita (chulimientos) resonándome en los oídos. Nada más llegar a casa, la busqué en el Diccionario que mi padre, con su buen hacer, siempre nos obligaba a consultar. No la encontré.
Hoy, que han pasado muchísimos años desde aquel encuentro, me he vuelto a acordar de aquella niña. Y de la palabrita. He vuelto al diccionario y sigue sin aparecer.
Se celebraban las fiestas del Cristo de La Laguna, y alrededor de la plaza se situaban las barracas de la feria: los “cochitos locos”, la noria, los puestos donde comprábamos las rifas, ilusionadas por conseguir uno de tantos peluches que allí colgaban. Casi todas las veces obteníamos un “esta vez no ha habido suerte, siga comprando…”.
Me gustaba el olor a los “algodones de azúcar” y las “cotufas” (palomitas de maíz), y la posibilidad de estrenar una ropa nueva hecha por mi madre, expresamente para el día de la procesión.
Era domingo por la mañana y nos dejaron acercarnos a la plaza un rato después de misa, porque todavía no había mucha gente. La feria se estaba “despertando” del jolgorio de la noche anterior y muchos puestos estaban todavía cerrados. Seguramente la mayoría de los feriantes estarían dormidos.
Jugando con mis amigas y casi sin darme cuenta, tropecé con una caseta toda pintada de azul. Fue cuando se abrió la puerta y apareció aquella niña, mal vestida y un poco desaliñada, pero con una seguridad apabullante a pesar de su corta edad.
No sé si lo que me impresionó fue su atrevimiento a llamarme “niña”, como si hubiera una gran distancia de años entre ella y yo, o a plantarme cara aún estando en “tierra ajena”, pero la verdad es que todavía me acuerdo de aquellas palabras:
- Oye, niña ¿te quieres dejar de chulimientos?

16 de febrero de 2008

¡Alucino!

Si en el post anterior estaba "en treinta y tres", en éste ya alucino. Como dicen por aquí, "estoy que no doy avío" a recoger tanto premio. Resulta que Moony, ya me había otorgado días atrás dos premios:

y, cosa imperdonable, no me había enterado...
Para más "inri", lágrima
también me había nombrado acreedora de otro premio arteypico


es decir, o sea, es decir, que estoy que no me salen las palabras, y eso que me he puesto de gala, incluída la peluquería y todo, pero...
Bueno, sólo quiero compartir con todos los que leen este humilde blog mis emocionados sentimientos de agradecimiento y felicidad.
Y ahora, a trabajar todo el mundo...


11 de febrero de 2008

¡Premio!


Llevo unos cuantos días intentando actualizar la lectura de los blogs amigos. Veo que todos tienen la inspiración muy alta (chínchate, Ligia), y que están muy prolíficos, cosa que admiro de veras.
Leyendo el blog de Isa
Desde el andén me he llevado una sorpresa al saber que me había otorgado el premio Arteypico .
He visto muchos blogs con premios diversos, pero la verdad les digo que nunca me imaginé que el mío era merecedor de uno. Así que, Isa, muchas gracias, me he visto caminando por una pasarela, emocionada pero dispuesta a recoger el premio.
Como todos los premios, éste tiene sus reglas que yo voy a cumplir:

- Debes elegir a 5 blogs que consideres sean merecedores de este premio por su creatividad, diseño, material interesante y aporte a la comunidad bloguera, sin importar su idioma.
- Cada premio otorgado debe tener el nombre de su autor/autora y el enlace a su blog para que todos lo visiten.
- Cada premiado debe exhibir el premio y colocar el nombre y enlace al blog de la persona que lo ha premiado.
- Premiado y premiador deben exhibir el enlace de Arte y pico para que todos sepan el origen de este premio.
- Exhibir estas reglas.

Espero hacerlo todo como es debido. Como ya se imaginarán, la regla nº 1 es la más difícil de cumplir, porque hay muchos blogs merecedores del premio, pero como yo soy una persona "seria", ahí voy:

-
Vehemencias
Por su maravillosa inspiración, su ternura, su sentido poético, sus profundos sentimientos, sus pequeñeces, sus sentires... TRINI REINA

-
El rincón de Leodegundia
Por sus dotes investigadoras, su capacidad para conjuntar palabra e imagen, su esfuerzo continuo, su amor a la naturaleza... LEO-ALGAIRE-ABEDUGU

-
Bosque del alma
Por la calidez que aporta su bosque allende los mares, por su colección de besos, de sueños, de silencios, de imágenes, por sus dulces palabras... BETT

-
Aprendiendo a vivir
Por sus consecuentes reflexiones, su sencillez, sus pensamientos lejanos (en Chile) pero tan cercanos, sus maravillosos sentimientos, por su solidaridad... VERO

-
Bluescomentado
Por su amor a la música y a la palabra, por su esfuerzo continuo, por la magia de su pluma, por su incesante búsqueda... GUSTAVO

Me gustaría seguir la relación, pero otra vez será. De nuevo, gracias.

Adiós al carnaval

No piensen por la decoración de mi blog que yo soy una carnavalera por excelencia. Nunca lo he sido y ahora menos. Cuando era "joven", los Carnavales eran de otra manera. Yo recuerdo que la gente buscaba cualquier ropa de las abuelas y una careta insufrible para que no te reconocieran y salías a la calle, dispuesta a reírte de unos cuantos. Yo, a lo más que llegué fue a vestirme de "viuda" en el Entierro de la Sardina. Toda envuelta en negro, guantes y antifaz. Aún así, cuando me encontraba con alguien conocido, me parecía mentira que no me reconociera, y optaba por no hablar para que mi voz no fuera a romper mi pequeña victoria. A mi hermana y a mí nos daba el ataque de risa y nos íbamos a otro lado para reírnos a placer.
Por supuesto, cuando mis hijos eran niños, todos los años mi madre les hacía un disfraz y bajábamos a Santa Cruz a ver la Cabalgata anunciadora o el Coso del Martes de Carnaval. Hoy día, los dos sienten de forma distinta: uno no quiere saber nada de esta fiesta, mientras que la otra se prepara con mucha gracia sus propios disfraces e intenta disfrutar lo que puede.
De los integrantes carnavaleros, yo prefiero a las comparsas, con un ritmo vibrante que te hace mover el cuerpo a su paso.
Las murgas no me hacen tanta gracia porque muchas veces ni se les entiende la letra criticona de sus canciones, y las Agrupaciones Musicales, Rondallas y Personajes Típicos del Carnaval (léase Charlot, Peggy, Fidel, Lechera, etc.), ya están muy "mecanizados", no sé si me explico, parecen un Orfeón que canta a la perfección vestidos de máscaras... Y tampoco es eso.
Los trajes de las chicas que se presentan a Reina del Carnaval me parecen espectaculares, pero cada vez se alejan más de lo que para mí es un "traje". Son artilugios que a trozos se van colocando encima de las jóvenes, que pueden pesar una exageración de kilos, que deben ir arrastrando y le quitan toda la gracia al andar.
En los últimos años ha tomado mucho auge en la vecina y bonita isla de La Palma, la "llegada de los indianos".

Es un acto que representa a los señores ricachones que regresan de las américas vestidos de blanco, haciendo ostentación de su fortuna, acompañados de sus criadas y envueltos en una nube de polvos de talco o harina como signo de fecundidad. Yo todavía no he tenido ocasión de verlo, pero mi cuñada Marisol dice que merece la pena.
Bueno, el Carnaval se acaba por este año, y ya tenemos la Semana Santa encima...
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.