31 de enero de 2008

Carnaval

Elegida Reina del Carnaval 2008 en Santa Cruz de Tenerife:

25 de enero de 2008

Felicidad


Maduraba a fuerza de golpes en su vida, y aunque era muy joven, ya conocía el sufrimiento y la dicha de la maternidad.
En un vaivén continuo de amores y desamores, no encontraba la felicidad.
Un día decidió ir a su encuentro, y a cada paso que daba, más se alejaba de ella. A veces, escuchaba palabras que la hacían elevarse hasta el cielo, y cuando estaba convencida de que aquel debía ser su amor verdadero, sus pies tropezaban con algún obstáculo del camino y rodaba por tierra hasta ser consciente de la realidad.
Cuando estaba llena de magulladuras por los pisotones que recibía, se levantaba con un ímpetu inusitado y continuaba su camino con mirada altiva y sin hacerse eco de los comentarios que sobre su modo de vida escuchaba en cada esquina.
Los años pasaban por su cuerpo, y los múltiples esfuerzos por encontrar la felicidad fueron minando su espíritu y su fe. Tan sólo hallaba espejismos en el desierto, vampiros de afilados dientes, y noches frías de invierno.
Vivía sin vivir y buscaba sin cesar.
El tiempo se le echó encima sin darse cuenta de que la felicidad se había escondido en su propio corazón.

19 de enero de 2008

Amanecer contigo


Amanecer contigo...
sentir tu cuerpo abrazado al mío
despertar con la luna y notar tu abrigo
suspirar en silencio
tu corazón y el mío...

Dos relojes al unísono
deseando el tiempo olvidar
que no llegue la hora de despertar
quiero seguir soñando...

El mágico sueño soñado
el deseo más deseado
la espera más esperada
la pasión más controlada...

La fría sábana me envuelve
el sol ilumina la ventana
la soledad me acompaña en la cama
sólo era una ilusión
que repito cada mañana

Amanecer contigo...

13 de enero de 2008

Esperanza

Poema del recién fallecido poeta Angel González:



Esperanza,
araña negra del atardecer.
Tu paras
no lejos de mi cuerpo
abandonado, andas
en torno a mí,
tejiendo, rápida,
inconsistentes hilos invisibles,
te acercas, obstinada,
y me acaricias casi con tu sombra
pesada
y leve a un tiempo.
Agazapada
bajo las piedras y las horas,
esperaste, paciente, la llegada
de esta tarde
en la que nada
es ya posible...
Mi corazón:
tu nido.
Muerde en él, esperanza.

7 de enero de 2008

Recapitulemos...

Los días anteriores a la llegada de los Reyes me encantan. No puedo remediarlo. Leí el otro día que sólo hay consumismo, que es un gastadero de dinero cuando ya mañana van a empezar las rebajas. Tienen razón.
Nos quejamos de la cantidad de gente que hay en las tiendas, no sabemos ni qué comprar ni para quién, no encontramos aparcamiento, tenemos los pies cansados. Pero… ¿y lo que disfrutamos?
Desde hace unos años, mis dos hermanas y yo quedamos para salir juntas a comprar los detalles de última hora. Luego resulta que para alguna de nosotras falta todo o casi todo. Así que ese día le digo a mi Alejandro que busque donde almorzar porque yo no voy a estar en casa.
Salimos tempranito, pero creo que el resto de la gente piensa lo mismo, y sólo encontramos barullo, bullicio, tropezones, cansancio, agotamiento, hambre…
Nos paramos en un bar para tomar resuello y seguir comprando, cuando una de nosotras dice la palabra mágica: “Recapitulemos…”
Y recapitulamos. Es como hacer un repaso de lo que tenemos, lo que hemos comprado y lo que nos falta todavía. Como si de un puzzle se tratara, vamos completando el mapa de las compras.
Al final termino con los pies hinchados, pero cargada de bolsas y feliz, sobre todo feliz por haber podido gastarme algo de dinero en comprar regalos para los demás.
Sólo pienso en ver la cara de mi sobrino Adrián, del que ya les he hablado, que tiene cinco años, y es el centro de atención de la familia. Y por supuesto, del resto de sobrinos y sobre todo de mis hijos, que reciben siempre con emoción los Reyes como si fueran niños.
Y no les cuento cómo los recibo yo, con la edad que tengo, porque se reirían. Recuerdo que hace unos años, cuando mis hijos eran pequeños, yo era mi propio rey Baltasar y era tan espléndida conmigo misma (por temor a no recibir nada) que cuando colocaba los regalos tenía que dejar alguno escondido en el armario porque eran demasiados. Ahora no, ahora sé que cuento con los Reyes que me traen, aunque nunca resisto la tentación de comprarme algo, como este año, un libro, que luego llegó duplicado, ja, ja (perdona, Gustavo).
En fin, recapitulemos… que aunque reconozco que gasto mucho dinero, que en realidad es un intercambio de regalos, que mañana empiezan las rebajas y me voy a encontrar lo mismo más barato… no lo cambio por nada. Nos reímos, lo pasamos bien y bueno, al fin y al cabo, es una vez al año.
Por tanto, seguiré recapitulando…

5 de enero de 2008

Los Reyes Magos


Un viento lejano se oye
En marcha se ponen los Reyes
Una estrella los guía en la noche
Siguiendo el vaivén de los bueyes

Buscan a un niño pequeño
Símbolo de amor y humildad
Recorren caminos isleños
Con sus regalos y amistad

Oro, incienso y mirra
Los Reyes Magos ofrecen
Al Niño Jesús que ha nacido
En un humilde pesebre

Un Ave María entonan
Pastores y Reyes unidos
Por el tierno Salvador
En un coro de sonidos

El seis de enero llegó
Los niños alborozados
Abriendo con emoción
Los regalos deseados

Melchor, Gaspar y Baltasar
Vuelven contentos a Oriente
Hicieron bien su trabajo
Vendrán al año siguiente
 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.