7 de octubre de 2008

TÍO PEPOTE

Reconozco que últimamente estoy un poco nostálgica, o melancólica, o yo qué sé cómo. Y me vienen a la memoria situaciones o vivencias de mi niñez. El otro día leí en el blog de Astrágalo que “nunca hay que abandonar el niño que llevamos dentro”. Y recordé al “Tío Pepote”.
No sé cuántos años tendría, y como todos los niños, supongo, era muy inocente. Mis padres tenían una enorme radio (todavía no había llegado la televisión), y para mí era todo un misterio cómo podían salir voces de aquel aparato. Los jueves por la tarde se emitía un programa dedicado a los niños que se llamaba “Tío Pepote”, así que mis hermanos mayores y yo, antes de que empezara, nos sentábamos en el suelo alrededor de la radio para escucharlo. Nos contaba cuentos, cantaba canciones infantiles y, en un momento dado nos regalaba caramelos. Sí, caramelos. Yo no sé cómo lo hacía, pero cuando nos decía que miráramos detrás de la radio, allí estaban los caramelos.
Mi asombro era mayúsculo al ver colocados los caramelos de colores en la mesita, sobre un pañito de ganchillo que había hecho mi madre para proteger la madera.
Nunca entendí cómo nos enviaban los caramelos a través de las ondas, y nunca supe entender el sospechoso afán de mi madre por limpiar el polvo de la mesita mientras nosotros escuchábamos al “Tío Pepote”.
Y, ahora que lo pienso, voy a mirar detrás del ordenador a ver si alguien me dejó algún caramelito que me endulce el día…

36 despertares:

RAMPY dijo...

Hola Ligia muy bonito y tierno recuerdo el que nos narra en este post. Gracias por compartirlo.
A mí también, de vez en cuando me da por la nostalgia, y es que pasé una infancia muy feliz
Besotes
Rampy

Anónimo dijo...

Dios mio, cómo no acordarme de aquellos jueves......Al final, sonaba como una sirena y zas¡ detrás, magia potagia........qué recuerdos.....Incluso la radio era igualita ..... mi padre apareció un día con ella, y nosotros creímos morir .....aquellas teclitas blancas.........
Por dejarme con tus escritos este sabor dulce....gracias
Besotes,

sinkuenta dijo...

HOla Ligia... me ha gustado mucho este post, sencillo y preciso y, además, lleno de ternura. Recuerdo también cómo nos sacaban caramelos de las orejas y de los sitios más insospechados... Yo oía Ballenato Audición Infantil en Radio Juventud al mediodía... pero a mí no me daban caramelos!!! Un abrazo paisana

mariajesusparadela dijo...

Cómo no vas a estar nostálgica si todos, de una forma u otra andamos removiendo el pasado...Si quieres encontrar los caramelos, tienes que veir a Paradela: el tío Pepote se confundió y los puso TODOS detrás de mi ordenador...

Javier dijo...

Hola Ligia, en la siguiente dirección tienes una sorpresa

http://navengantedelmardepapel.blogspot.com/2008/10/premio-navegante.html

Saludos!

BITÁCORA SANJUANERA dijo...

Querida Ligia: Este post es tanto o más dulce que esos caramelos que te encontrabas en la mesilla. ¡¡Qué envidia!!, en mi casa, creo que por esto de las prisas y el trabajo, nunca salieron caramelos de detras de la radio, ni de ningun sitio. Solamente el día de Reyes cuando las escaleras de casa aparecían sembradas de "conguitos".

Muchos besos guapa.

Abedugu dijo...

:-) Me encantó este recuerdo, es bueno que no te olvides de ellos pues al contarlos tú nos llevas a nosotros a recordar cosas de nuestra niñez que para algunos ya está muy lejana.
Un detallazo el de tu madre colaborando con Tío Pepote.
Gracias por este recuerdo tan entrañable.

Tere dijo...

Cuando atisbo algo parecido a "estoy un poco nostálgica"me lanzo enseguida a leerlo y esa radio me trae unos cuantos de los mejores momentos de la niñez.Un abrazo

Tinki dijo...

habia caramelos cuando te diste la vuelta?

alkerme dijo...

Jolín qué bonito!
Nunca oí hablar de algo así, me parece una complicidad superlativa...

Precioso, te mereces una buena tanda de caramelos que te endulcen estos días.

Yo ahora mismo sólo puedo enviarte besos.

KAMELUCHA--MELA dijo...

Que lindos son los recuerdos ya lo creoo,,,
en mi casa habia un marconi,,y se escuchaba mucha musica,,siii
yo no entendia mucho ,,pero si musica sobretodo y se dedicaba,,radio no se que en el dia de las Carmenes,,jjaj,,,me daba mucho gusto oirla uffff ya lo creooo,,
besitoss,,,,

javier dijo...

ligia re vienes a Zaragoza que estamos en fiestas y veras como te quitamos la nostalgia.
Un abrazo.

JESUS y ENCARNA dijo...

Que hermosos recuerdos... curiosamente y aunque soy de esa época de la radio en familia no recuerdo al Tio Pepote... pero sí a Matilde, Perico y Periquín... y a la Elena Francis. Quizás soy algo mayor y eso es más antiguo aún, y el Tio Pepote me pilló ya con 14 años y trabajando... De todas formas, me "copié" la idea y a mi hija Alba, los enanitos le tiraban caramelos desde el techo cuando volvía del cole, cosa que aún me agradece con ilusión.
Entrañable tu post.
Molts Petonets
Encarna

Ana dijo...

Qué momentos más tiernos nos relatas querida Ligia.
Yo no recuerdo ese programa de radio pero tus letras evocaron nostalgias similares.
Mágicos caramelos, ser feliz es gratis verdad?

Ligia dijo...

Rampy: Gracias a ti por tus comentarios. Una infancia feliz nos produce dulces recuerdos.
Anónima: Sabía que te iba a gustar el post. Besitos
Sinkuenta: Yo también me acuerdo del Ballenato... Besos
Javier: Encantada con tu sorpresa. Eres un navegante increíble.
Bitácora: Qué buena idea la de los conguitos, mmm,mmm.
Abedugu: A veces me vienen tantos recuerdos a la cabeza... Besos

Ligia dijo...

María Jesús: Eres un encanto. Algún día iré a Paradela, pero no a recoger los caramelos, sino todas las hortalizas que plantas con tus manitas, que seguro que son más saludables. Abrazos
Tere:Yo creo que ya quedan pocas radios como ésa. Ahora oímos MP3 o algo así... Abrazos
Tinki: Me los tuve que ir a comprar, ja, ja. Besitos
Alkerme: Gracias por tu comentario y tus besos.
Kamelucha: También me acuerdo de los discos dedicados, de los novios soldados a sus novias...

Ligia dijo...

Javi: Muchas gracias por tu ofrecimiento. Algún día iré a Zaragoza que no la conozco. Abrazos
Encarna: Elena Francis... Otro recuerdo. Gracias y besos
Ana: Gracias por tu visita. Ser feliz es gratis, cierto. Besos

N ú r i @ dijo...

Es muy bonito lo que cuentas y no me extraña que sientas cierta nostalgia y lo recuerdes como un tiempo pasado en el que la ingenuidad de los niños es tan maravillosa y muchas cosas inexplicables parezcan magia. Esa edad en la que creemos que todo es posible y no nos obcecamos en buscar una razón lógica de todo, simplemente las cosas ocurren y es algo maravilloso. No éscuché al "Tío Pepote", pero seguro que contar sólo con una radio era maravilloso. Ahora tenemos tantas distracciones que los niños no valoran las cosas igual, ni se sorprenden y entretienen tan fácilmente. Muy tierno Ligia, me ha gustado mucho (miraré detrás de mi radio por si...)

toñi dijo...

Hola soy Toñi y tambien camino estos días algo nostalgica. Los recuerdos de la infancia siempre son magicos. Un beso

Yeli dijo...

Lindos recuerdos de infancia. Nosotros en PR teníamos un programa por TV que se llamaba Cine Recreo con Pacheco. Y Pacheco daba muchos consejos a los niños, había caricaturas animadas con presentación de dibujos hechos por los niños televidentes. Yo recuerdo que envié muchas veces dibujos que presentó y era una gran emoción. Todos los niños esperaban la felicitación de Pacheco en su cumpleaños y durante la década de los '60 hasta principios de los '90 enseño a los niños a cruzar la calle mirando a ambos lados. De hecho, cuando se retiró y luego murió en 1996, en PR hubo un aumento en los accidentes de niños al cruzar la calle.
Sin duda que Tío Pepote y Pacheco marcaron nuestra niñez.
Un abrazo
Yeli

javier dijo...

ligia he visto tu ofrenda virtual a la Virgen del Pilar, muy bien.
Abrazos.

Mariposa_de_papel dijo...

Hola Ligia, hermoso relato el que compartes con nosotros, hay tantos recuerdos de nuestra infancia que podemos revivir a partir de este, me encanta, saludos y espero que este día se endulce con estos comentarios..

Trini dijo...

:):)
Que relato tan tierno, tan encantador, tan evocador, tan bonito...

Seguro que tu madre tenía más "ángel" que el tío Pepote.

Besos

Saziwe dijo...

Ligia que hermoso recordar, ya estoy en los otoños de mis dias y aun recuerdo visitar la casa de mi abuelo y salir corriendo al árbol de guayabas (es una fruta). En estos dias visite mi familia en Puerto Rico y mi tio nos trajo guayabas maduras listas pa saborear aun su olor nos lleva a otros tiempos.
Cada madre da lo mejor para ver sonreir a sus hijos!!

Isabel dijo...

Lo bonito de la infancia es la inocencia y la capacidad de sorpresa por todo. Precioso tu relato, un beso.

Ricardo Tribin dijo...

Muy querida Ligia,

Linda la historia sobre tu tio,

Me acordaste del mio a quien llamabamos PLUTO...

Personaje de leyenda!!!

Un abrazo..

Ligia dijo...

Nuria: La inocencia es muy bonita. Besos
Toñi: Bienvenida a mi blog. Te iré a visitar para darte mis ánimos.
Yeli: La historia de tu Pacheco también es muy interesante. Abrazos
Javi: A ver si escucha mis ruegos. Un abrazo
Mariposa: Los comentarios en el blog realmente me llenan de alegría. Gracias.

Ligia dijo...

Trini: Gracias por tus palabras. Ya te mandé un correíto. Besos
Saziwe: Bienvenida al blog. Me encantan las guayabas y el olorcito más todavía. Gracias
Isabel: Los niños de ahora cada día son más enterados, pero a cierta edad todavía son muy inocentes. Besos
Ricardo: Gracias por tu visita y comentario.

goooooood girl dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Andrea para Fonsi dijo...

Hola! pasé a saludar y a decirte que ya por fin mañana voy a conocer a Fonsi...Estoy tan emocionada!! entra a mi blog para que te enteres de lo último que he publicado...cuidate!

unjubilado dijo...

Creo que no te puedo regalar nada, he mirado detrás de mi ordenador y solamente he encontrado polvo.
Pero por asociación de ideas, (ya sabes que las mías son muy raras), me he encontrado con algo que no querría regalarte.

El hombre y la culebra (Samaniego)

A una Culebra que, de frío yerta,
En el suelo yacía medio muerta
Un labrador cogió; mas fue tan bueno,
Que incautamente la abrigó en su seno.
Apenas revivió, cuando la ingrata
A su gran bienhechor traidora mata.
---
La culebra ya la he matado, pero he leido y recordado muchas de las fábulas de Félix Maria de Samaniego.

¡Ah! Detrás del ordenador te he dejado un gran beso.

Melinda dijo...

Hoy me he levantado muy melancólica y con pocas ganas de nada, pero al leerte he mirado detrás del ordenador por si habia caramelos. Me he dado cuenta luego de que yo tengo un bote de caramelos al lado de la radio, en la cocina. Ahora, cada vez que coja uno, me acordaré de ti.
Un besote

√ Lolylla √ dijo...

Lo cierto es que se dibuja una sonrisa en la cara cuando recordamos tiempos felices, mágicos infantiles, que nunca volverán pero que han quedado grabados en nosotros mismos

un abrazo ligia!!

Ligia dijo...

Andrea: Espero que hayas disfrutado con tu Fonsi.
Jubi:La fábula la he leído, que también me gustan, y el beso me "ha llegado".
Melinda: No hay nada como tener un frasco de caramelos a mano.
Lolylla:Nostalgia de tiempos pasados. Besos

Patry/Icia dijo...

jo... pues yo no tenía tio pepote... no es justo!!! no recuerdo a ningún tio pepote!!! yo soy de la generación del petete!!!....aaaaaaaaaaaaaaaaagh!

Martín G. Ramis dijo...

como tú dices, el truco es saber bailar bajo la lluvia.
bailar, moverse, encontrarse, es igual, me gusta tu poesía, que es lo importante.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.