19 de febrero de 2008

Chulimientos...


- Oye, niña ¿te quieres dejar de chulimientos?
Volví la vista atrás para comprobar quién me hablaba con tanto desparpajo. Se había quedado en una postura desafiante, con las manos en la cintura y con una mirada altiva que me dejó paralizada. Tendría más o menos mi edad, con un cabello rubio enmarañado y un flequillo que casi le tapaba sus hermosos y retadores ojos azules.
¿Chulimientos? –pensé. ¿Qué me querrá decir?
Supuse, en mi tierna ignorancia, que se refería a chulerías, y le contesté una burrada propia de mi edad, en una actitud que pretendía llegar a ser tan chula como ella, aunque ni por asomo lo conseguí.
Nos fuimos riendo de allí como única defensa, con aquella palabrita (chulimientos) resonándome en los oídos. Nada más llegar a casa, la busqué en el Diccionario que mi padre, con su buen hacer, siempre nos obligaba a consultar. No la encontré.
Hoy, que han pasado muchísimos años desde aquel encuentro, me he vuelto a acordar de aquella niña. Y de la palabrita. He vuelto al diccionario y sigue sin aparecer.
Se celebraban las fiestas del Cristo de La Laguna, y alrededor de la plaza se situaban las barracas de la feria: los “cochitos locos”, la noria, los puestos donde comprábamos las rifas, ilusionadas por conseguir uno de tantos peluches que allí colgaban. Casi todas las veces obteníamos un “esta vez no ha habido suerte, siga comprando…”.
Me gustaba el olor a los “algodones de azúcar” y las “cotufas” (palomitas de maíz), y la posibilidad de estrenar una ropa nueva hecha por mi madre, expresamente para el día de la procesión.
Era domingo por la mañana y nos dejaron acercarnos a la plaza un rato después de misa, porque todavía no había mucha gente. La feria se estaba “despertando” del jolgorio de la noche anterior y muchos puestos estaban todavía cerrados. Seguramente la mayoría de los feriantes estarían dormidos.
Jugando con mis amigas y casi sin darme cuenta, tropecé con una caseta toda pintada de azul. Fue cuando se abrió la puerta y apareció aquella niña, mal vestida y un poco desaliñada, pero con una seguridad apabullante a pesar de su corta edad.
No sé si lo que me impresionó fue su atrevimiento a llamarme “niña”, como si hubiera una gran distancia de años entre ella y yo, o a plantarme cara aún estando en “tierra ajena”, pero la verdad es que todavía me acuerdo de aquellas palabras:
- Oye, niña ¿te quieres dejar de chulimientos?

20 despertares:

Trini dijo...

También es la primera vez que leo esa palabra, pero ya en el título pensé en "chulerías" jajajaja.
Por aquí se dice mucho:)
Resulta curioso como nos quedan grabados, ciertos instantes, para siempre en el recuerdo; cuando somos capaces de olvidar meses enteros.
En realidad, esa niña, era mayor que tú, mayor por cosas vividas, que en realidad, eso es lo que nos hace crecer.

Me ha encantado esta historia Ligia.

Besitos

Dory dijo...

jajaja pues esta claro!!! yo lo he dicho en mas de una ocasion... palabras mias propias como... "chulimientos, sentires, pajoterismo, parguela, zoazi=eso es asi, jajaja y es que me encanta inventarme o hacer mios vocablos de amigos, son mu personales, y hay uno que hemos utilizao un monton de veces entre mi gente, que cuando nos oian otros no se enteraban de naaaa... "Fushina" es LA PALABRA, la puedes introducir en cualquier texto ajaja que fushina eres.. puede ser buena persona o puede ser, memo.. depende del contexto que solo nosotros entendiamos..
Ejjj queee... hay que ver con la gente que mejuntao!
Besitos guapa..

Dory

Dory dijo...

Niña cuidado con Jon!!! es un virus!

Livaex dijo...

Trini: Seguro que sí. Era una niña-mujer curtida por la vida. Gracias y besos
Dory: ¡Los andaluces tienen una gracia que pa qué...! Gracias por lo de Jon. Ya lo suprimí. Besos

alkerme dijo...

"chulimientos" es la primera vez que lo oigo. Me alegro de que Jon se fuera de por aquí, casi pico...
La historia que nos cuentas me recuerda tantas cosas...
Un besito

CUCHHHI dijo...

siempre quedan reflejos cristalinos en la piel transparente de las retinas de los que miran con el corazón...
un beso

Sofi dijo...

La vida es un cúmulo de sorpresas, y ¿si esa niña fuera hija de aquella otra?. Un saludo

Migue Mora dijo...

Jon.. Fox.. Esto está demasiado internacional últimamente.

Bonita historia y muy bien contada. Las ferias siempre huelen a algodón de azúcar. Imagino que lo último que importa es lo que signifique la palabreja en sí, frente a lo que significó y significa hoy en día para tí. En cualquier caso, dudo mucho que esa palabra exista más allá de esta historia.

unjubilado dijo...

De crio siempre me han gustado las ferias, pero me gustaban cuando había poca gente o se preparaban para abrir al público y siempre me maravilló el desparpajo de los crios de mi edad y eso que la mayoría no acudía a los colegios. La vida les enseñaba a ser mas chulos.
Me ha encantado el post.
Saludos

lágrima de esperanza dijo...

Es un precioso recuerdo de tu niñez,livaex,me ha gustado mucho. La palabra "chulimientos" hasta me ha hecho reir...Que bonito es traer de nuevo estas cosas a la memoria ¿verdad?.Un beso.

P.D. Ya voy recuperando los "que" y los "también".

Abedugu dijo...

Es curioso como se nos vienen a la memoria con gran claridad detalles de la niñez. Me hizo gracia eso de que fueras a mirar al diccionario por si encontrabas la palabra, mi padre también nos mandaba al diccionario a las primeras de cambio-
Un abrazo y buen fin de semana.

Livaex dijo...

Alkerme:A mí también me trae buenos recuerdos. Besos
Cuchhhi: Las miradas infantiles siempre son las más bonitas. Un abrazo
Migue: También suprimí al Fox...por si acaso. Yo también fui a google a ver si encontraba la palabra. Gracias.
Jubilado: Tienes razón. La vida les enseña a ser más duros. Saludos

Livaex dijo...

lágrima: me alegro que te guste. Son recuerdos bonitos. Ya veo que no te molestó mi opinión. Besos
Abedugu: Mi padre siempre fue un autodidacta y yo creo que heredé de él mi interés por la literatura. Besitos

Yemanjá dijo...

Seguramente la palabreja "chulimientos" sería una de esas palabras inventadas de cosecha propia de la chica...Yo creo q casi todos tenemos palabras inventadas por nosotros mismos y a las q le damos un significado personal y en ocasiones intrínseco..
Me parece una idea fantástica ir en busca del diccionario para aclarar el significado de cualquier palabra, pq de esa manera se enriquece el lenguaje...
Q bonitos recuerdos de tu niñez, estupenda manera de contarlo!!!...

Un besito!

Isa

Javier dijo...

Coincidimos, sin querer también me acuerdo de lo vivido hace bastantes años, será que nos estamos haciendo viejos??

Un beso

Livaex dijo...

Yemanjá: Tienes razón Isa, muchas veces inventamos palabras o frases con las que podríamos hacer un diccionario particular. Besitos
Javier: Probablemente... Es como una añoranza de tiempos pasados. Un abrazo.

Ana dijo...

Cuánto me gustan los palabrejos, esos que todos entendemos y no aparecen en los diccionarios. Si es que María Moliner es una novata de las letras comparada con la imaginación desarbolada de nuestra creatividad.

Besitos ilusos preciosa.

Livaex dijo...

Gracias, Ana y besos

Anónimo dijo...

yo también lo recuerdo perfectamente, como si fuera hoy, pero creo recordar que nosotras al pasar dimos un golpito en la barraca, cosa de niñas.
Mon

Livaex dijo...

Mon: Nosotras siempre hemos sido bueníiiiisimas. ¡Qué tiempos! Besos

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.