30 de diciembre de 2007

Feliz 2008

Inicié mi andadura en este mundo de los blogs, precisamente con unas "Rimas de nochevieja" que leí a mi familia cuando nos reunimos a cenar el pasado año. Después, y como digo en la cabecera de mis "Despertares", mi hijo me aconsejó que creara un blog y publicara mis escritos.
Nunca imaginé que me daría tanta satisfacción personal y "conocería" virtualmente a personas tan maravillosas como las que escriben en los blogs con los que me enlazo. Espero hacerlo personalmente algún día para darles las gracias por los buenos momentos que paso leyendo sus historias, sus poemas, sus sentimientos, sus conocimientos y todo su saber.
Por compartir sus palabras y un poquito de sus vidas, gracias.
Sólo les deseo lo mejor para el próximo año 2008 y espero seguir contando con todos en este camino de las letras que me llena de ilusión.
Salud, amor y suerte. Mil gracias.
Ligia

27 de diciembre de 2007

Navidad lagunera: Treinta años después


Por diferentes motivos, desde su vuelta a la isla no había podido moverse de la capital. Las cortas vacaciones de Navidad pronto llegarían a su fin, así que decidió que no podía dejar pasar ni un día más sin visitar un lugar especialmente mágico para él: un rincón situado en La Laguna al que muchos años antes había prometido regresar.
Hizo una llamada de teléfono y concertó la cita. Era temprano, pero decidió que saldría con tiempo suficiente para ver la ciudad donde había vivido inolvidables momentos. El “frío lagunero” le despejaría la mente y serviría para analizar sus sentimientos después de tanto tiempo alejado de ella.
Después de muchas vueltas y una gran dosis de paciencia, consiguió encontrar una plaza de aparcamiento por detrás de las oficinas de Correos de la ciudad universitaria.
Al llegar a la Plaza del Adelantado, se detuvo para escuchar a un grupo de “Lo divino” que entonaban villancicos. Lo formaban hombres y mujeres de distintas edades, tocados todos con un gorro rojo típico de Papá Noel, y en ese momento cantaban el archiconocido “los peces en el río…” animando a la gente que se agolpaba a su alrededor, para que les acompañaran en sus alegres cánticos. Su mente se iba llenando de recuerdos. Recuerdos de una Navidad, recuerdos de un amor.
Siguió su camino por la calle Carrera arriba respirando el ambiente navideño en cada esquina, hasta que le llegó el aroma envolvente que provenía de un puesto de castañas asadas situado en la Plaza de la Catedral. En ese momento sintió que no había pasado el tiempo, y se vio reflejado treinta años atrás, en un grupo de chicos que desplegaban sonoras carcajadas mientras intentaban pelar, pasando de una mano a otra y sin quemarse los dedos, las castañas calientes recién salidas de aquella olla ennegrecida por el fuego, envueltas en un papel gris formando un cucurucho que sostenía en sus manos uno de ellos.
El frío invernal no era obstáculo para que la gente saliera a la calle a comprar los últimos regalos de Papá Noel y Reyes. Los escaparates de las tiendas estaban repletos de adornos navideños, y sobresalía el color rojo y dorado por encima de los demás, junto con multitud de bolas de colores y una gran iluminación, que invitaban a entrar en los comercios.
Las madres salían con paquetes en la mano, intentando esconderlos de las curiosas miradas de los niños, que los padres se encargaban de distraer mostrándoles un Papá Noel que se movía al son de las notas del “Jingle Bells”, o las figuritas de un Belén que se mantenía año tras año en algún antiguo escaparate.
Cuando llegó a la Plaza de la Concepción, se detuvo frente al gran árbol que resistía imbatible el paso de los años. Nada había cambiado en aquel rincón. Respiró por un momento el aroma del amor, el aroma que permanecía dormido en su corazón durante tanto tiempo. Unos enormes paquetes envueltos en papeles de colores pendían de las ramas del árbol, entremezclados con unas grandes bolas doradas, que se iban haciendo más pequeñas según su mirada iba subiendo, hasta llegar a la cima coronada por una gran estrella plateada que marcaba el camino de la Navidad.
Permaneció extasiado mirando aquel símbolo y al bajar la vista, reparó en una joven pareja de adolescentes que, sentados en el banco situado bajo el árbol, se besaban sin pudor. Durante unos segundos, revivió momentos de su vida hacía ya más de treinta años. Allí mismo le había dado el primer beso a una chiquilla maravillosa, que el paso del tiempo no había logrado borrar de su memoria, y allí mismo se despidieron. El destino los había separado y ni siquiera pudieron disfrutar juntos de aquella Navidad. Se veía a sí mismo bromeando mientras intentaba adivinar cuál era “su” regalo de entre los paquetes que colgaban del árbol. Al final había escogido uno que estaba envuelto con papel verde y estrellas plateadas. Como si reviviera aquel momento, dirigió la mirada hacia el enorme árbol en un vano intento por encontrarlo treinta años después.

Se habían conocido como todas las parejas de aquellos tiempos, paseando un domingo por la tarde calle Carrera arriba y calle Carrera abajo, desde la Concepción hasta la Catedral y viceversa. Él estaba delante de la Librería El Águila con dos amigos, compañeros de Universidad, cuando se fijó en ella. Reparó en su sonrisa, en los lunares que tenía en su rostro, en el flequillo que casi le tapaba sus pequeños ojos y en su rápido andar. Iba acompañada por otras dos chicas, que enseguida despertaron la ilusión de sus compañeros, que fueron los que iniciaron la “maniobra” de acercamiento.
Durante un buen rato las siguieron de cerca, mientras ellas aceleraban su paso al percatarse del atrevimiento de aquellos chicos. Así estuvieron entretenidos en una serie de encuentros y desencuentros por la Calle Carrera, como si estuvieran jugando al gato y al ratón, hasta que la simpática chiquilla de los lunares dijo algo que provocó las risas de sus compañeras, consiguiendo con ello que se detuvieran a hablar con los chicos. A partir de aquella tarde de domingo, iniciaron una relación de enamorados que nunca había podido olvidar.
El recuerdo de aquel primer amor le hizo sentir escalofríos en el cuerpo. Miró a la pareja del banco situado bajo el árbol, y seguían abrazados en un beso interminable, sin importarle lo más mínimo la gente que pasaba a su lado. ¡Qué diferencia con aquellos años de su adolescencia! No se permitían escarceos amorosos a la vista de los demás, así que tenían que perderse por otras calles más oscuras de la ciudad, una vez que se las arreglaban para deshacerse de “las carabinas” que por orden paterna tenían que acompañar a la chica en las tardes de domingo.
Siguió con la vista a la pareja de adolescentes que por fin habían logrado separar sus bocas y entre carcajadas se iban caminando enlazados por la calle abajo.
Entonces se sentó en aquel banco de piedra situado bajo el árbol y esperó. Le había prometido que volvería, y allí estaba. Treinta años después, es verdad, pero regresó.
Volvió a la realidad al oír su nombre y sintió un nudo en la garganta y un vuelco en el corazón. Una mujer de amplia sonrisa y lunares en el rostro se le acercaba. Sus ojos pequeños y alegres eran los mismos que un día enamoraron al joven estudiante. No quería oír las explicaciones que él pretendía darle, así que posó suavemente sus labios en los de él diciendo:
- Feliz Navidad. Te he traído tu regalo -mientras le ofrecía un pequeño paquete envuelto en un papel verde con estrellas plateadas.

14 de diciembre de 2007

La solución


Me dijiste que lo ibas a solucionar y te creí. Yo era una niña de apenas siete años, asustada, temerosa, y pensé que ya tú eras mayor para hacerlo, aunque solo tenías dieciocho años.
Mamá se refugió en mi habitación, después de una noche de gritos y golpes. Allí le vi por primera vez las heridas. Ella lloraba y yo también. Cerramos la puerta para que él no pudiera entrar. Durante un rato oí los fuertes golpes que daba, mientras yo le gritaba: “Vete, papá, por favor”.
Cuando al final se hizo el silencio de la noche, lo oímos vestirse y salir a la calle entre murmullos.
Mamá me dijo que durmiese, que era muy tarde ya. En ese momento no entendí el significado de la palabra “tarde”.
Mi pequeño corazón no paraba de golpear mi garganta. Empecé a rezar, haciendo esfuerzos en la oscuridad de la habitación para poder ver su rostro, pero ella lo tapaba con sus manos.
Me levanté de la cama y a tientas la busqué.
-¡No llores, mamá!, ya verás que no vuelve.
Le di un abrazo y me acosté. Continué rezando un buen rato acompañando a sus amargos quejidos. No recuerdo cuándo me dormí. Solo sentí a mis pies el calor de un cuerpo que, rendido, permaneció recostado en mi cama durante horas.
Cuando desperté, fui a tu habitación y te lo conté. Como habías pasado la noche en casa de un amigo, no te habías enterado. O eso creí yo. En realidad, estabas harto de vivir en tu niñez aquella triste situación de la que yo estaba empezando a ser consciente, y no querías participar en unas disputas que al final terminaban en una rendición materna.
Ese día me dijiste que no me preocupara, que tú lo ibas a solucionar. Y yo te creí. Al poco tiempo, abandonaste nuestro hogar.
¿Impotencia? ¿Cobardía? No te voy a juzgar, pero todavía te espero, para decirte que “tu solución” ya llega tarde.

12 de diciembre de 2007

Locura de amor


La LOCURA invitó a sus amigos a tomar café en su casa. Todos acudieron, y al finalizar, propuso jugar a las escondidas.
-¿Qué es eso? –preguntó la CURIOSIDAD
-Es un juego donde todos se tienen que esconder. Yo cuento hasta cien, y luego voy a buscarlos. El primero en ser encontrado será el siguiente en contar.
Todos aceptaron el juego, menos el MIEDO y el PREJUICIO.
- Un, dos, tres… -la LOCURA comenzó.
La PRISA fue la primera en esconderse. La TIMIDEZ se subió a lo más alto de la copa de un árbol.
La ALEGRÍA se quedó contenta en medio del jardín, mientras que la TRISTEZA comenzó a llorar porque no hallaba un lugar apropiado para esconderse.
La ENVIDIA acompañó al TRIUNFO y se escondió cerca de él, debajo de una piedra.
La LOCURA seguía contando…
La DESESPERANZA quedó desesperada al ver que ya iba por el número noventa y nueve.
La primera en aparecer fue la CURIOSIDAD, que quería saber quién sería el próximo en contar.
La DUDA también fue encontrada fácilmente, ya que estaba encima de un muro sin saber en cuál de los dos lados se escondería mejor.
Así fueron apareciendo todos los demás invitados.
Cuando estaban reunidos, la LOCURA preguntó:
-¿Dónde está el AMOR?
Nadie lo había visto. La LOCURA lo buscó por todos lados, yendo desde la cima de las montañas hasta el fondo de los ríos. De pronto, vio un rosal y comenzó a buscar moviendo sus tallos. Se oyó un grito y pudo comprobar que era el AMOR. Por su culpa, se había pinchado con una espina.
La LOCURA no sabía qué hacer, pidió disculpas e imploró el perdón del AMOR, prometiendo servirlo para siempre.
El AMOR aceptó las disculpas desde entonces hasta hoy…
Por eso “EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LE ACOMPAÑA”.

8 de diciembre de 2007

Adrián

(Dedicado a mi sobrino Adrián por su cumple)


Cinco velas soplará
de una tarta deliciosa
después de jugar incansable
sin ver a su madre nerviosa.

Cuando todos le preguntan
Con la mano abierta señala
pero dice: ¡ya soy grande!
de su independencia haciendo gala.

Dicen que la inteligencia se hereda
y me temo que el carácter también
adivinen unos y otros, por favor,
de quién... y de quién.

Sabe todas las vocales
y muchas de las consonantes
ya lee "caca" y "moco"
con facilidad alucinante.

Adrián anda entre dos cariños
en cuanto a fútbol se refiere
su padre porque es del Barça
y su madre, porque es del Tete.

Es el niño de mis ojos
ya lo he dicho muchas veces
la rima la pongo yo
y también las idioteces.

Brindamos todos por ti
este nueve de diciembre
¡Felicidades, Adrián!
Y que seas feliz, hoy y siempre.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.