24 de septiembre de 2007

Un mundo de dos


Era un mundo de dos. Sólo ella y él. Se conocían desde que eran niños, jugaron juntos, estudiaron juntos, y a medida que iban creciendo en edad y sabiduría, iba aumentando su recíproco amor.
Vivían el uno para el otro. La alegría de ella era recompensa para él, y cuando ella se vestía de tristeza, la inquietud se apoderaba de él.
Un día lejano todo cambió. Los años de felicidad compartida dieron paso a un tiempo de incertidumbre. La luz que ella irradiaba se fue debilitando poco a poco, hasta apagarse por completo.
Se detiene el tiempo para él. Se siente traicionado. Se borran las palabras. Se quiebra su mundo y enferma su mente.
Le aconsejan que se proponga nuevas metas, que emprenda nuevos caminos, que encuentre un nuevo amor.
Huérfano de ilusión recorre largos trayectos, cruza ardientes desiertos, surca mares bravíos y adivina nuevas conquistas.
Arriba a puertos lejanos, conoce nueva gente, aprende nuevas costumbres, pero reniega de nuevas pasiones.
Se encierra en su mundo. No hay alivio ni consuelo. No hay vacunas ni templanza. En su interior se aloja la amargura y la soledad.
Su corazón está roto en mil cristales que, cual si fuera una alambrada, no deja a nadie entrar.
Es tanto el dolor que se vuelve insensible. Se niega a tener esperanza, se olvida de musitar una plegaria. No quiere creer, no puede confiar.
Algo le dice que no volverá a entrar jamás en un mundo de dos.

6 despertares:

DCPV dijo...

Increíble, cada vez me lo pones más difícil para elegir el texto que más me gusta...

Una pena por el protagonista, una vez afianzado nuestro propio mundo, para mi merece la pena intentar crear un mundo de dos. Y si sale mal, volver a intentarlo, nunca dejar de intentarlo...

Un besito

Devo

Leodegundia dijo...

El amor llevado al límite no es bueno, no se puede vivir dependiendo de tal manera de otra persona porque es como perder la propia vida y eso es muy triste.
Se que se sufre cuando alguien deja de quererte, pero no por ello se debe de cerrar la puerta a un nuevo amor.
Un saludo.

Alimontero dijo...

Ay, ay, ay,....triste, dura y cruel realidad para muchos(as).
Nos entregamos tanto al amar que nos olvidamos de lo mas importante: yo mimo!.. eso de que "amar es entregarse, olvidándose de si, buscando lo que al otro, pueda hacerle feliz": se ve lindo y lo hacemos!...solo que cuando se va se lleva todo!.. no guardamos nada!! y vienen las penas del alma.. nuestro cuerpo no resiste.
Aqui es cuando pienso en mi "autocuidado" para AMAR... es el unico ingrediente que le pondria a mi entrega.
Con amor...
Ali

Trini dijo...

Los limites del dolor por la ausencia llegan, cuando conviertes la pena en obsesión. Entonces la esperanza y mira que es difícil, se da por vencida.

Que triste este texto Ligia, ojalá la vida le sonría de nuevo y él se deje conquistar...

Besos

Livaex dijo...

Devo, cariño, ya tú conoces lo que siempre te he recomendado: Try, try and try again.
Pero también sabes que muchas veces "en casa del herrero..."
Me alegro que te haya gustado. Un abrazo fuerte, fuerte.
Leo:Yo también creo que nunca hay que cerrar puertas...
Ali: A mí también me parece correcto ese "autocuidado" para amar ¡Qué menos!
Trini: La verdad es que me salió triste. Ultimamente estoy un poco así. Ya lo dije en el anterior post "Tengo ganas de soñar en colores", pero todos los años por esta época me suele pasar, así que solo espero que esto "pase de largo". Un beso

Javier dijo...

Pues a ver si las películas que vaya poniendo te gustan, Livaex :)

Un minirrelato con mucha fuerza, me ha gustado.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.