29 de agosto de 2007

Vacaciones

Acabo de llegar a mi isla querida después de pasar una semanita de vacaciones en un viaje por la Selva Negra. Digo mejor, un viaje a varias ciudades de Alemania: Munich, Friburgo y Heidelberg entre otras. Ya compartiré las anécdotas.

Nunca rezo tanto como cuando salgo de viaje. Me explico. Como vivo en una isla, no me queda más remedio que coger casi siempre dos aviones. Los nervios me atacan al estómago unos días antes, y cuando llega el momento del despegue, cierro los ojos y los puños y no hago otra cosa más que rezar. Hasta que ya estamos a "velocidad de crucero" como dice la azafata, y me relajo un poco. Dos horas y media para llegar a Madrid, y de ahí otro tanto a nuestro destino. Son muchas horas. Cuando casi vamos a aterrizar, me pasa lo mismo. Mi Alejandro, que prefiere ventanilla, admirando encantado el paisaje desde el cielo y diciendo "Pero Ligia, mira qué precioso".

Yo recojo lo que estoy haciendo (generalmente un sudoku o un crucigrama), me agarro fuerte y empiezo el "rosario". Me acuerdo de todas las oraciones que me enseñó mi madre cuando yo era pequeña, desde "los cuatro angelitos" al "bendita sea tu pureza...".
No es que yo piense que Dios o la Virgen me vayan a solucionar el despegue y el aterrizaje, porque bastante ocupados estarán ellos en otros menesteres de este mundo, sino que es un acto mecánico. Y... bueno, si me oyen y se les escapa una miradita para ponerlo derechito, pues mejor.
Siempre me acuerdo de María José, una compañera de trabajo ya jubilada, que el viernes santo ponía buen cuidado de no comer carne, y por añadidura, cualquier clase de embutido, para no pecar, y su hijo le hacía ver de forma jocosa que Dios no iba con una agenda en la mano apuntando a todos los componentes de esta humanidad que se hubieran comido un bocadillo de chorizo ese día.
Todos me dicen que el avión es el medio de transporte más seguro que hay, pero yo no puedo evitar los nervios que me produce. Me pongo a pensar en los "personajes" que pueblan nuestro panorama televisivo, y que incansables y yo diría que hasta felices, aparecen constantemente paseando por la T4, y me pregunto si a ellos no les produce estrés las continuas idas y venidas en aviones.
Seguro que no rezan tanto como yo.

8 despertares:

Anónimo dijo...

Magnífica tu "vis cómica"........... o no tan cómica?
Pero ya estás entre nosotros y E S C R I B I E N D O.
Besotes,

laszlo dijo...

Los blogs, sin duda, son un ejercicio de instrospección absoluto. Enhorabuena por compartirlo.

osset dijo...

Seguro que a todo se acostumbra uno, o, eso dicen yo por mi parte estoy muy cerca de ti aunque no rezo porque me bloqueo completamente, ni me muevo del asiento aunque este reventando, yo diria que ni parpadeo, jejeje

Alimontero dijo...

Hola Ligia....no sabes como me has hecho reir contando asi , de ese modo tu experiencia aérea.
Ya te extrañaba... gracias por tu visita la que agradezco..
Coh respecto a tu comentario en mi blog, te cuento que me ha gustado mucho la idea de hacer una cadena de amor..podriamos transmitir esto...y nos vamos tocando y vamos despertando..
Ali

Trini dijo...

Sólo he viajado en avión para visitar tu tierra y de eso hace muchos años. En aquel entonces no lo pensé, creo que hoy me pondría más nerviosa, no sé. Aún así, creo que mis ganas de viajar compensarían el mal rato.

Yo rezo así como tú, cuando despierto de madrugada y mi hijo aún no ha regresado a casa. Entonces, me pongo a rezar como posesa hasta que escucho la llave en la cerradura, jodio niño...

Me alegro de que hayas tenido unas buenas vacaciones.
Besos muchos

Livaex dijo...

- Gracias anónima, como siempre, por tu ayuda y ánimo.
- Laszlo, gracias por tu visita. Seguiré compartiendo.
- Osset: Eso dicen, pero será que yo cojo un avión muy de tarde en tarde...
- Ali: Gracias a ti por tus comentarios.
- Querida Trini: Los hijos... Ignoran lo que rezamos por ellos. Un beso.

Algaire dijo...

Gracias por tu visita a mi casa.

Me hizo gracia tu relato y me identifico totalmente con ese miedo a volar y cuanto más tiempo pasa sin viajar, el miedo se acrecienta y creo que ya no volveré a subirme a un pajarraco de esos.

Un saludo

Livaex dijo...

Algaire: Seguro que había mucha gente como yo, leyéndote, pues tienes un sitio precioso.
Gracias a ti por tu comentario.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.