25 de julio de 2007

Maternidad



Por fin
a mi vida ha llegado la dicha
a mi amor ha llegado el amor
arribó a mi puerto atrevida
recaló en mi cuerpo el calor

Por fin
la ausencia se va de mi lado
la soledad busca un camino mejor
marchó la tristeza del nido
volaron angustia y dolor

Por fin
tu pasión sembró mi deseo
tu ímpetu arraigó en mi sueño
germinó tu semilla en mi vientre
floreció aquel brote pequeño

Por fin
mi aventura crece y crece
se estremece mi interior
siento vida ya en mi cuerpo
soy impulso arrullador

Por fin
el otoño feliz transcurre
los fantasmas ya se esfuman
se redondea mi cuerpo
tanta alegría me abruma

Por fin
ya llega la primavera
pronto cambiará la luna
estoy dispuesta a recibirte
entre almohadones de pluma


Por fin
sangre de mi sangre
irrumpes en este mundo
cuerpo de mi cuerpo
inocente, atrevido y rotundo

Por la calle de la vida andarás afortunado
Tu ángel guardián seré, mi bien tierno y delicado

Vigilaré noche y día, tus pasos por esta senda
Cuidaré de tu destino hasta que de mí te desprendas

Por fin
mi vida produjo más vida
mi amor sembró más amor
la simiente es recogida
con ternura y con dulzor

3 despertares:

Trini dijo...

No hay mayor alegría que recibir a un hijo. Ellos, en adelante, serán nuestra fortuna y también, porque nada duele como un hijo, nuestra mayor preocupación.

Precioso poema, te felicito.
Enhorabuena
Besos

Livaex dijo...

Así es, Trini. Yo tengo dos maravillas, que todavía me siguen dando preocupaciones, pero también mucho amor.
Besos.

Anónimo dijo...

Eres la madre que todo hijo quisiera tener.............

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.