11 de julio de 2007

Los ojos del ayer

Él llegó al pueblo en su largo caminar una tarde de primavera. Ella era una inocente niña que despertó al amor. Le ofreció bebida para aplacar su sed, comida para saciar el hambre y cobijo para su descanso. Él hablaba para ella y le desvelaba misterios que conocía. Historias de vida tras la montaña. Existencia de otro mundo desconocido y sorprendente para su ingenuidad. Flores de colores, melena al viento, tibio sol y mil caricias. Así vivió aquellos días olvidada de que existía un mundo a su alrededor. Un mundo real y gris. Llegó la hora de la partida. Y de las promesas. Dulce amor que llena su vientre. Habla con el espejo mientras su perfil se redondea. Y espera y espera mientras sigue la vida en la montaña. La niña se hace mujer y madre a la vez. Sentada ante la chimenea recuerda su ayer. Levanta la mirada y ve al hombre de sus sueños. La besa en la frente. Habla como él y mira como él, pero no es él.

4 despertares:

La Pluma Anónima dijo...

ALUCINANTE!!.

Me encantó y te lo digo aún con la carne de gallina.

Besos

Eva Díaz Riobello dijo...

Qué bonita historia y, a la vez, qué triste...

Un saludo, volveré por aquí :-)

Livaex dijo...

- Me alegro que te guste. Lo que escribes con tu "Pluma Anónima" sí que es alucinante.
- Gracias Eva. Vuelve cuando quieras.

•°¤*(¯`° (Bett) °´¯)*¤°• dijo...

Que linda historia, un poco triste, pero muestra esperaza, aunque no sea el amor que la vida le regala, ella quiero disfrutarlo como tal.
Te dejo abrazos!

Que estes bien! =)

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.