6 de julio de 2007

Frida


Magdalena independiente. Tan independiente como para cambiar su verdadera fecha de nacimiento por el solo hecho de iniciar una vida en el mismo momento que una Revolución.

Ya desde su infancia marcada por las enfermedades. Rebelde e indómita. Igual que hacía su padre fotógrafo, quería plasmar en un instante eterno todo lo que veía a su alrededor.
Juventud orgullosa y subversiva, pasional y sensual.
Truncado viaje a sus dieciocho años que le dejó el cuerpo roto y el alma abierta a la pintura.
Convalecencia dura. Torturas físicas y psicológicas. Pintura desgarrada con autorretratos emocionados. Doliente postrada, sus ansias de vivir la declaran pintora recuperada.
Magdalena enamorada. Veinte años, veinte centímetros y veinte kilos la diferencian de su Diego amor. Amor y aventuras. Admiración mutua. Relación tormentosa. Vínculo creativo y político. Afán de una maternidad imposible. Odio y divorcio.
Dos Magdalenas en un solo ser. Diego amaba la pintura de Magdalena y Magdalena amaba a Diego. Se perdonaron e iniciaron un nuevo camino. Pero en la nueva senda también aparecen León, Nicolás, María o Georgia.
Su salud sigue resentida, machacada y lesionada, y ella continúa expresando su propia realidad mediante la pintura. Pintura que lleva un mensaje de dolor.
Magdalena consagrada. Conocida y querida en el mundo entero, en su país sólo expuso una vez. Única y última exposición. Muchedumbre enloquecida que quiere verla y tenerla.
Desobediente Magdalena, que no quiere pasar la fiesta en el hospital, lleva el hospital a la fiesta. No está enferma, está rota. Canta y bebe sus desgracias, pero también su éxito.
Poemas tristes, dolor y remordimiento. Palabras en su diario que piden a gritos una marcha feliz y no volver.
No vuelves, porque nunca te fuiste, Magdalena. Reposa feliz en tu Casa Azul.


(Dedicado a Frida Kahlo, que hoy cumpliría cien años)

6 despertares:

Trini dijo...

Pues has escrito un poema bellísimo para Frida. Siempre la he admirado y su vida me parece, a demás de dolorosa, misteriosa y llena de pasión. Quizá la pasión le causó más dolor que la enfermedad...

Te felicito por este bello texto, ha sido un placer leerlo.

Besos

Gustavo dijo...

La verdad es que no soporto a Frida...lo siento...

Pero el texto está guay.
Besos

Amor dijo...

¿cien años ya? y sigue con nosotros
amar pintando para siempre amar
amor

Livaex dijo...

Gracias, Trini. A mí también me parece que Frida tuvo una vida apasionante.
Gustavo, también gracias. Eres mi primer admirador y mi gran ayuda, aunque no te guste Frida, cosa que respeto. Un beso.
Amor, encantada de que visites mi blog y comentes lo que quieras. Yo agradezco todas las opiniones. Visitaré el tuyo. Saludos.

osset dijo...

Existen una serie de personages que quizas sin querer quedaron para la eternidad aunque algunos no los aguanten los conocen y nunca los olvidaran.
Frida es uno de ellos

Adriana Odar dijo...

super bueno tu blogger

me encanto leerte

saludos desde lima-perú

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.