28 de junio de 2007

La luna

Este relato, está inspirado en la película “Hechizo de luna”, dirigida por Norman Jewison e interpretada por Cher y Nicholas Cage.




Una música suena de fondo: “La Bohème”, de Puccini, y la luna, la bella luna, brilla en todo su esplendor.
Lorena se quiere casar. Se quiere volver a casar. Su primer matrimonio empezó y terminó mal. Su padre no la llevó al altar, no hubo banquete de bodas, ni luna de miel ni felicidad. Quedó viuda en plena juventud. Mala suerte, cree ella.
Esta vez no quiere que sea así. Piensa que si su padre la conduce al altar y celebra la boda por todo lo alto, su suerte cambiará. No sabe que lo que debe hacer es escoger al hombre adecuado. Y el hombre adecuado no es Javier.
Javier, eterno soltero, pelele fácil de convencer, decidido a tener una mujer a su lado más por la costumbre que por el amor, aunque no sabe si casarse con Lorena le hará parecer más interesante a los ojos de los demás.
¿Por qué los hombres persiguen a las mujeres?
Javier contesta: “Dios le arrancó una costilla a Adán para crear a Eva. Tal vez por eso el hombre no esté completo como hombre y necesite una mujer para recuperar su costilla”.
Lorena sigue dudando entre la vivencia en soledad y la convivencia en la vejez. Nostalgia de un verdadero amor y miedo al desamparo.
En plenos preparativos para el casamiento, Lorena conoce a su futuro cuñado, Massimo, hombre sufridor que quiere desahogar su venganza contra el mundo, y que queda prendado de ella bajo el influjo de la luna.
En un instante sublime los cuerpos de Lorena y Massimo se tocan. Surge el amor. A él no le importa arder en los infiernos y ella no puede resistirse a su encanto. Quisieran detener el tiempo en la madrugada. Besos y caricias apasionadas, débil resistencia a los impulsos, ángeles tocando música divina, éxtasis total.
Suena “La Bohème” y brilla la luna. La bella luna, que sirve de unión entre el hombre marginado y la mujer enamorada.
El plácido sueño no evita que al despertar, Lorena reaccione cual mariposa herida que no puede volar.
Confusión y lágrimas. ¿El amor hace que todo sea hermoso o lo echa todo a perder?
Massimo sólo ama dos cosas en la vida, a Lorena y a la ópera. Y en la noche de luna llena consigue llevarla a ver La Bohème, confiando en que el hechizo, el de la ópera y el de la luna, rompa una lanza a su favor.
Bella en su candor, alborozada, complacida y radiante cual princesa, Lorena pasea de su brazo sobre la alfombra roja del teatro. En el techo, las lámparas lloran lágrimas de cristal.
En el escenario, la buhardilla de los bohemios, donde Marcello, Rodolfo, Musetta y Mimi cantan sus aventuras y desventuras. Sus amores y desamores, sus alegrías y sus penas.
Lorena derrama lágrimas por Mimi, que no consigue escapar de las garras de la muerte. Los bohemios lloran también la pérdida de la joven. La música sigue sonando.
Cuando salen a la calle, la luna, la bella luna, brilla en todo su esplendor. Massimo estrecha la mano de Lorena, su tesoro, la razón de su existir. Ella se siente mimada, halagada y confiada en el futuro. Ya tomó la decisión.
El amor hace que todo sea hermoso. El amor de aquellos dos seres afortunados tocados por el hechizo de la luna.

3 despertares:

La Pluma Anónima dijo...

Creo que siempre será una de tus pelis favoritas, no??...

;-)

Besitos

Anónimo dijo...

Livaex, sólo deseo ver la película lo antes posible............al leer tu comentario.Qué frase más acertada... dudar entre la vivencia en soledad o la convivencia en la vejez.
Estoy entusiasmada con tu blog ¿se me nota?

Livaex dijo...

Es verdad. Es una de mis pelis favoritas.
Me encanta que alguien esté entusiasmada con mi blog. Espero seguir contando con tu lectura y tus comentarios. Gracias.

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.