7 de mayo de 2007

Día de la Madre


Ayer fui al Corte Inglés a cambiar unos pantalones y por la dificultad que tuve para entrar en el aparcamiento, me imaginé que habría muchísima gente en el comercio.
Así fue. El ascensor tardaba en llegar, y decidí subir por las escaleras, a pesar de mi maltrecha rodilla. Llegué a la planta dedicada a la Mujer, y comprendí el motivo de tal muchedumbre. Los carteles anunciaban el Día de la Madre, y se apresuraba la mayoría a adquirir el regalo correspondiente para hoy.
Yo no tengo madre, y mi único consuelo es recordarla. En mi niñez no se acostumbraba a celebrar este día con tanto énfasis ni con tanto gasto. Yo recuerdo que una vez le escribí una tarjeta de felicitación a mi madre que decía:
"Por ser Día de la Madre, te quiero felicitar, como no tengo dinero, te regalo esta postal".
Y ella lloró de emoción al recibirla, quiero pensar que por la ilusión que le hizo, no por la desilusión si esperaba otro regalo.
Hoy día, los niños le exigen a los padres el regalo pertinente para la madre, y aparte, ese día se celebra con una comida familiar en un restaurante, por supuesto, para que las felicitadas no tengan que trabajar en la cocina.
Aunque dicen que es un invento del Corte Inglés, a mí me parece bien que celebremos el Día de la Madre, y el Día del Padre, y el Día del Hijo, y el Día de la Vida, y todos los días que nos apetezca. Lo interesante es celebrar y celebrar, cada a uno a su modo.
Yo le llevé a mi madre unas flores al cementerio, como hago cualquier otro domingo, y dedico estas letras a su memoria.
"Mamá, gracias por todo lo que me diste, gracias por todo lo que me enseñaste, y gracias por todo lo que me quisiste".

0 despertares:

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.