19 de marzo de 2007

No lo olvides

No te olvides de decirme que me amas. Aunque hayan pasado muchos años, no te olvides de decirme que me amas. Aunque tu vida y la mía ya no tengan el mismo color, no te olvides de decirme que me amas. Aunque nunca te pueda pagar lo que has hecho por mí, no te olvides de decirme que me amas. Necesito oírlo, porque sentirlo ya no puedo.
No escucho nunca tus quejas, aunque permaneces conmigo noche y día. Cuando el médico te dio la noticia de mi enfermedad, un día muy lejano ya, pusiste tu cama al lado de la mía para estar pendiente de mí. Sé que apenas duermes y apenas comes. Yo también me doy cuenta, aunque no te lo puedo decir. Intento expresarlo con mis ojos, pero sé que tú no reparas en ello.
Vas tan deprisa intentando hacer todo antes de que te fallen las fuerzas, que no reparas en mis intentos. Mi intento por sonreirte, mi intento por mover las manos, mi intento por mover mi boca para darte las gracias. Las gracias por todo lo que estás haciendo.
Vives tan pendiente de mí, que no te das cuenta que estoy aquí. Continuamente me hablas, aunque no estás segura de que yo te escucho. Me hablas, me hablas y me vuelves a hablar. Pero echo de menos algunas palabras tuyas. No quiero compasión. Sólo quiero que me ames, que me sigas amando como hace tantos años, como yo te sigo amando. Y que me lo digas. No te olvides de decírmelo.
Sólo quiero que me digas que me amas. Para poder irme en paz.

2 despertares:

Gustavo dijo...

Muy bonito y emotivo...

Besos

María Teresa dijo...

Es muy acertado el punto de vista que has tomado en el relato y muy real,lo conozco desde el lado del cuidado y del cuidador.Me ha emocionado.Un abrazo

 
Copyright (c) 2010 DESPERTARES. Design by WPThemes Expert

Blogger Templates and RegistryBooster.